Estados Unidos y Alemania chocan por el papel de la energía nuclear en la transición verde

Traducción de artículo publicado en Reuters por Joseph Nasr

BERLÍN (Reuters) – Alemania y Estados Unidos se enfrentaron el viernes sobre si la energía nuclear debería ser parte de la combinación energética mientras los países ricos se apresuran a reducir las emisiones para limitar el impacto del calentamiento global.

Hablando en la Conferencia de Seguridad de Munich, el Enviado Especial para el Clima de EE. UU., John Kerry, dijo que reducir las emisiones rápidamente requería cierta dependencia de la energía nuclear, y agregó que, sin la tecnología de captura de carbono, depender del gas como combustible provisional equivalía a ignorar la causa raíz de la crisis climática.

Franziska Brantner, secretaria de estado parlamentaria en el Ministerio de Economía y miembro de los Verdes ecologistas, defendió el plan de Alemania de depender del gas como combustible puente a medida que elimina la energía nuclear y el carbón y expande las energías renovables.

La administración del presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, ha estado presionando a Alemania para que abandone el proyecto del gasoducto Nord Stream 2 que aumentaría su dependencia del gas ruso.

Argumenta que el oleoducto terminado que espera la aprobación regulatoria permitiría al Kremlin convertir la energía en un arma contra Europa en un momento de crecientes tensiones con Occidente, que teme una incursión militar de Rusia en Ucrania.

“El gas, por ejemplo. El gas se puede usar como combustible de transición y podría ser más que eso a largo plazo si a alguien se le ocurre capturar, almacenar y utilizar el carbono. Pero aún no hemos terminado ese viaje”, dijo Kerry.

«Personalmente, creo que no podemos llegar allí tan rápido como necesitamos sin algún componente nuclear en esa mezcla».

Pareció cuestionar la sabiduría de la dependencia de Alemania en el gas al llamar a la infraestructura de gas a largo plazo «activos varados», sin mencionar Nord Stream 2, que corre bajo el Mar Báltico y evita el territorio ucraniano.

Cuando un moderador le preguntó si la decisión de Alemania de cerrar sus últimas plantas nucleares este año no equivalía a evitar el camino más eficiente hacia un futuro verde, dijo Brantner, señalando a Kerry: «No. La respuesta es fácil, es ‘no’. Y diste parte de la respuesta. Dijiste que la energía nuclear es ‘monumentalmente costosa’. Exactamente. Tenemos una manera mucho más barata de hacerlo, y eso es las energías renovables».

Kerry y Brantner también discreparon sobre si la energía nuclear podría transferirse a los países más pobres para ayudarlos a reducir las emisiones de energía del carbón.

Kerry dijo que había investigaciones prometedoras en Estados Unidos que abordan los problemas de proliferación, desechos nucleares y seguridad relacionados con las plantas de energía nuclear.

Brantner, cuyo partido de los Verdes tiene sus raíces en el movimiento antinuclear de los años 70 y 80, dijo que Alemania no usaría el dinero de los contribuyentes para transferir conocimientos sobre energía nuclear a los países en desarrollo debido al riesgo de proliferación nuclear.