El Departamento de Energía de EE. UU. destinará 2250 millones de dólares al programa de almacenamiento de carbono

Traducción de artículo publicado en Reuters

WASHINGTON (Reuters) – El Departamento de Energía de EE. UU. planea destinar 2.250 millones de dólares a proyectos para almacenar dióxido de carbono bajo tierra y abordar el cambio climático, anunció el jueves.

El financiamiento para la validación y prueba del almacenamiento de carbono durante los próximos cinco años provendrá del proyecto de ley de infraestructura bipartidista firmado por el presidente Joe Biden el año pasado.

“El objetivo aquí es que, en última instancia, realmente tenga instalaciones de almacenamiento disponibles comercialmente”, dijo Emily Grubert, subsecretaria adjunta de gestión de carbono en el departamento.

Grubert dijo que el dinero llegaría «rápidamente», pero no dio más detalles sobre el cronograma.

El programa analizará proyectos de almacenamiento de carbono, incluida la captura de emisiones de centrales eléctricas y otros sitios industriales o la eliminación directa de carbono del aire. Examinará posibles sitios de almacenamiento en tierra y mar adentro, como depósitos agotados de petróleo y gas natural debajo del lecho marino en el Golfo de México.

La captura de las emisiones de carbono de las plantas de energía aumenta los costos de generación de electricidad, y las empresas generalmente quieren subsidios para ayudar a sufragar los gastos.

La captura directa, una tecnología incipiente para absorber dióxido de carbono directamente del aire ambiental, puede costar hasta $600 por tonelada de carbono capturado.

Pero los patrocinadores dicen que el dinero que está comenzando a fluir hacia la tecnología conducirá a avances y reducciones de costos.

Grubert dijo que los avances en el almacenamiento subterráneo de carbono casi permanente y sin fugas pueden dar a las empresas la confianza para seguir adelante con la captura del gas.

“Es probable que veamos muchas oportunidades para la transición de las empresas de combustibles fósiles y los trabajadores de combustibles fósiles en este espacio, porque muchos de los mismos tipos de habilidades son bastante similares”, dijo Grubert.

El objetivo de Biden de descarbonizar la economía para 2050 podría sufrir un revés si su legislación climática más amplia no se aprueba en el Congreso.

Muchos científicos argumentan que la primera prioridad para frenar el cambio climático es evitar primero las emisiones, pero es probable que se necesite almacenar carbono para evitar los peores impactos de los gases de efecto invernadero.