Una firma holandesa, crea una tarifa para los compradores que permite reciclar los desechos electrónicos en África

Después de años de luchar para ganarse la vida vendiendo piezas reciclables de residuos electrónicos recuperados en África, el holandés Joost de Kluijver se dio cuenta de que necesitaba un nuevo modelo de negocio si su empresa iba a sobrevivir.

Entonces, en 2016, Closing the Loop comenzó a asignar una tarifa a las compras de nuevos dispositivos por parte de sus clientes, que incluyen al importante banco ABN Amro y al gobierno holandés.

Al agregar aproximadamente 5 euros ($ 6) por teléfono y 15 euros ($ 18) por computadora portátil, Closing the Loop ahora financia la recolección de desechos electrónicos en una serie de países africanos, incluidos Nigeria, Ghana y Camerún, y los envía a una instalación de reciclaje en Italia.

Este servicio, conocido como compensación por desperdicios, “ayuda a los clientes de Occidente a obtener lo que quieren, una adquisición más ecológica de dispositivos móviles, y financia nuestro trabajo en África”, dijo de Kluijver a Reuters.

Los metales recuperados, como el oro, la plata, el cobre y el paladio, se venden en el mercado abierto o se convierten en joyas.

Este año, Closing the Loop espera registrar su segunda ganancia anual desde 2016, dijo.

Los desechos con enchufe o batería, conocidos como desechos electrónicos, son la fuente de basura doméstica de más rápido crecimiento en todo el mundo, según el Global E-Waste Monitor 2020 de la ONU. En 2019 se produjo un récord de 53,6 millones de toneladas métricas de desechos electrónicos y se prevé que alcance los 74 millones en 2030.

Amir Sharif, profesor de Economía Circular en la Escuela de Administración de la Universidad de Bradford, dijo que el modelo de negocio de Closing the Loop era lo que el mercado necesitaba para cambiar la forma en que operan las empresas.

“Lo que realmente están haciendo es llevar esa propiedad y esa responsabilidad a las manos de las personas que hacen el consumo y cualquier modelo de negocio que pueda hacer eso … es algo bueno”, dijo.

Construir instalaciones de reciclaje más cercanas a la fuente de residuos sería mejor para el medio ambiente, dijo, pero eso requeriría grandes inversiones.

Reinhardt Smit, jefe de gestión de la cadena de suministro de Closing the Loop, dijo que África actualmente carece de la infraestructura necesaria para hacerlo.

“No hay un sistema financiero que funcione (allí) para recolectar desechos, porque los desechos no son valiosos (en sí mismos)”, dijo durante un viaje reciente a Nigeria.

En Nigeria y en otros lugares, la empresa compra dispositivos viejos que ya no se pueden utilizar en los talleres de reparación, se empacan en arena para evitar incendios y se envían a Europa, donde se descomponen de manera responsable.

Verde Impacto Nigeria, uno de los socios africanos de Closing the Loop, ayuda a recolectar los desechos electrónicos.

“Han visto el valor de lo que les estamos brindando”, dijo Oluwatobi Adegun, su director gerente. “El impacto en el medio ambiente es que no necesitan quemar estos materiales … Habrá menos contaminación”.

Por: Anthony Deutsch, Reuters