Sostenibilidad en el sector inmobiliario: una nueva forma de rentabilidad

Este artículo está basado en la publicación de Ejeprime “Sostenibilidad en el ‘real estate’: cuando lo ‘eco’ hace ganar dinero

La sostenibilidad será uno de los pilares básicos del futuro del sector inmobiliario. Según expertos, empresas e inversores un inmueble sostenible es más liquido y ofrece mayor rentabilidad a sus propietarios.  

Los edificios son responsables del 40% de las emisiones de gases contaminantes del planeta y de un tercio del dióxido de carbono emitido a la atmosfera. El 25% procede de las viviendas y el 75%, de edificios terciarios.

Uno de los mayores retos del sector es conseguir que los edificios sean capaces de devolver el impacto medioambiental de sus construcciones. Las empresas del sector tienen asumido que los edificios deben ser sostenibles y reducir su consumo de energía.

Pero, la búsqueda de la sostenibilidad también es obligatorio: el Gobierno español se ha comprometido a que el real estate sea el responsable del 31% de la rebaja de consumo energético del país hasta 2030; así, habrá un aumento de las rehabilitaciones de edificios en los próximos años.

Algunas compañías ya se han puesto a la obra. La promotora Neinor, por ejemplo, mantiene desde 2016 un sistema integrado para garantizar la sostenibilidad y la eficiencia energética de sus promociones. De igual manera, la gestora Drago Capital anunció que toda su cartera de oficinas con un sello de sostenibilidad Breeam a lo largo de 2020. 

Con los sellos se encarece la propiedad, lo cual deviene en un ahorro a largo plazo: 168.000 euros por cada 25.000 metros cuadrados con un retornode doce años, según la consultora PwC.

En este sentido, el sector inmobiliario da cada vez más importancia a los diferentes sellos de sostenibilidad. El sello Breeam, por ejemplo, garantiza un solo estándar a escala internacional. También, hay otros sellos como Leed o Verde, basados en la economía circular.

En ese sentido, la economía circular empieza a abrirse camino en el sector inmobiliario. La promotora catalana Gonsi ultima la promoción de un edificio en el que se reaprovecharán el 80% de los materiales usados en su construcción. Se ha ensamblado de tal forma que cuando termine su vida útil, podrá ser desmontado, lo que permitirá recuperar los materiales usados en su construcción.

A pesar del esfuerzo que están realizando las empresas del sector, aún hay un largo camino por delante para ser sostenible: sólo tres de las cien empresas más sostenibles del mundo son inmobiliarias, según la lista de las cien empresas más sostenibles de 2020 en el mundo publicada por Corporate Knight.