Siemens Energy abandona la mayor parte del negocio de carbón tras su escisión

Siemens Energy, que construye turbinas de vapor para plantas de energía, ya no asumirá nuevos negocios para suministrar centrales eléctricas de carbón, dijo el martes, convirtiéndose en la última firma en reducir las operaciones relacionadas con combustibles fósiles.

La venta de turbinas a centrales eléctricas de carbón representa un porcentaje bajo de un solo dígito de las ventas de la compañía, o aproximadamente 820 millones de euros ($ 970 millones) según las cifras de 2020. Ha dicho que el negocio es rentable.

Siemens Energy seguirá cumpliendo los compromisos existentes, incluidas las ofertas realizadas, y cumplirá los contratos de servicio para las centrales eléctricas y de calefacción combinadas.

El grupo, que también publicó los resultados del cuarto trimestre por primera vez desde su escisión de la antigua matriz Siemens AG SIEGn.DE en septiembre, dijo que ahora revisaría el impacto de su decisión en los empleados y los sitios.

“Acompañar a sus clientes en el camino de la transformación energética y proporcionar las tecnologías y soluciones necesarias, esa es la misión de la empresa”, dijo.

«Con este paso, Siemens Energy continúa su transformación hacia una cartera más sostenible y orientada al crecimiento».

Siemens Energy, que posee el 67% del fabricante de turbinas eólicas Siemens Gamesa SGREN.MC, realiza alrededor del 30% de sus ventas abasteciendo a centrales eléctricas de combustibles fósiles, principalmente de gas, donde compite con General Electric GE.N y Mitsubishi Heavy Industries 7011 .T.

Las ganancias del cuarto trimestre antes de intereses, impuestos y amortizaciones (EBITA) antes de partidas especiales cayeron un 87% a 70 millones de euros ($ 83 millones) debido a deterioros y costos de reestructuración.

Las acciones de la compañía, que han perdido un 6,8% desde la escisión, cotizaban un 2,9% a la baja a las 0926 GMT, y los operadores apuntan a los resultados trimestrales.

Siemens Energy, en la que Siemens AG y su fondo de pensiones retienen el 45%, aún espera que las ventas de 2021 crezcan entre un 2% y un 12% y que el EBITA ajustado antes de los artículos especiales aumente entre un 3% y un 5%.

Traducción de artículo publicado en Reuters por Christoph Steitz