Se podrían cerrar 65 mil negocios de hostelería

“Se están confirmando nuestros peores augurios. Esperamos el cierre de 65.000 locales a lo largo de este año y la pérdida del 50% de la facturación del sector, lo que equivaldría a dejar de ingresar unos 67.000 millones de euros”, informó hace unos días José Luis Yzuel, presidente de Hostelería de España, en un acto organizado por Juntos por la Hostelería, la cual es una plataforma que integra a esta asociación junto a Aecoc y Fiab.

Con esta frase se confirma que la hostelería se sigue desangrando y la brecha es peor de lo que se estimaba hasta ahora. La situación es muy grave, pero, según analizan las instituciones involucradas, esto podría ser peor. Debido a los rebrotes que se vienen produciendo, todas las estimaciones apuntan a que la pérdida de empresas podría ascender hasta 85.000 negocios, si la crisis sanitaria se agrava. Esto tiene su correlato directo en la pérdida de empleos, la cual podría ascender a entre 900.000 y 1,1 millones de puestos de trabajo, entre directos e indirectos.

Un importante porcentaje no abre 

Según los resultados de una encuesta realizada durante la segunda semana de julio, con una muestra de un millar de establecimientos hosteleros hay porque preocuparse. Los resultados son desalentadores. El 20% de los negocios sigue sin abrir y la cifra asciende a cerca del 50% en algunas zonas especialmente afectadas por la crisis, como las Islas Baleares, por ejemplo.

Según Emilio Gallego, secretario general de Hostelería de España, “la mayoría de los locales que no han recuperado la actividad asegura que no existe un volumen de demanda que permita la apertura, especialmente en zonas turísticas o en áreas de oficinas dentro de las ciudades”, señaló ayer Además, hay un importante número de locales que luego de abrir con entusiasmo ha vuelto a cerrar. Todo esto debido a que perdieron dinero durante semanas y hay otro grupo de establecimientos que no reactivará su negocio hasta septiembre. Se espera que esto mejore.

Por otro lado, otro dato importante es que el 35% de los establecimientos encuestados asegura que su afluencia es entre un 50% y un 75% menor que la del año pasado. Y un porcentaje similar habla de caídas de entre el 25% y el 50%. El asunto se torna más dramático cuando se ven los número ya que en cuanto al descenso de la facturación, un 40% espera perder entre el 25% y el 50% de sus ingresos este año, frente a un 36% que eleva la caída a entre el 50% y el 80%. Por último, sólo un 15,7% de los locales cree que recuperará la situación previa a la crisis en 2021. La mayoría ya perdió las esperanzas en lo que queda del 2020. Hay quienes hablan del 2022 y un tercio apuntan incluso a 2023 o más allá.

El sector exige una intervención rápida. “El sector ha hecho los deberes ofreciendo a los clientes una experiencia segura y cumpliendo todas las normas que se le han exigido, pero hay una sensación de frustración. Hacen falta medidas de flexibilidad laboral y fiscales que salven negocios. Otros países están ayudando más a su hostelería que España pese a que el peso de este sector en su economía es menor”, afirma José María Bonmatí, director general de Aecoc.

Una de las medidas que se está impulsando es el de un IVA superreducido al consumo de forma temporal para incentivar la actividad. «Hablamos de un sector estratégico que está sufriendo un fuerte golpe que va más allá de los propios establecimientos, ya que el 30% de la producción de alimentación y bebidas de España tiene como destino la hostelería», afirma Mauricio García de Quevedo, director general de Fiab.

Finalmente Hostelería de España ha solicitado al Gobierno que estudie la adopción de medidas que están funcionando en otros países, para poder reactivar la actividad .Por ejemplo, como repartir bonos de apoyo al consumo a los ciudadanos. Esto sería complementario al hecho de no subir los impuestos, sino incluso bajarlos en forma de ese IVA superreducido. También considera que en las zonas que se están viendo obligadas a cerrar por rebrotes deberían activarse las exenciones de pagos que estuvieron vigentes durante el estado de alarma.

Caída de facturación

Un pedido de decisión política es que los fondos europeos deben ir a las empresas. La facturación caerá más del 50% este año y ello es muy serio para la economía en general, afirman los dirigentes del sector.

“Esperamos que los fondos se repartan en función del peso en la economía y la afectación que ha tenido la pandemia en cada sector”, afirmó García de Quevedo. Por su parte, José María Bonmatí pidió al Ejecutivo que no destine el grueso de los fondos a subsidios, sino “a mantener el tejido empresarial y, por tanto, el empleo”. Como vemos, el sector hostelero puso ayer sobre la mesa la cuestión de cómo debe repartirse el plan de reconstrucción europeo recién aprobado.