¿Puede la ropa durar para siempre? El último desafío de North Face

Este fue uno de los temas que se tocó en el último Re Moda de Barcelona cuando la Asociación de Moda Sostenible de Barcelona presentará un interesante proyecto de innovación y diseño, creado por jóvenes estudiantes de todo el mundo para nuevas propuestas de diseño sobre la base de prendas usadas.

Hoy, North Face anuncia su último esfuerzo de sostenibilidad: enviar a sus diseñadores a la escuela. El desafío es diseñar una propuesta de negocio, más allá del diseño, de prendas de vestir que duren para siempre.

La compañía de ropa de abrigo tiene un equipo de casi 70 diseñadores en su sede en Denver, Colorado, y cada seis meses, se invitará a un equipo de cinco de ellos a participar en un nuevo programa llamado Residencia de Diseño Renovada. Estos diseñadores pasarán una semana en el Taller de Renovación, una compañía que ayuda a las marcas a recolectar prendas viejas, repararlas y prepararlas para revenderlas. El objetivo es sumergir a los diseñadores en este entorno, rodeado de ropa vieja e irregular, para que puedan aprender a diseñar prendas teniendo en cuenta todo su ciclo de vida.

«Como diseñadores, estamos pensando en cómo diseñar productos que funcionen cuando el cliente lo use», dice Kellen Hennessy, un diseñador senior de North Face que ayudó a encabezar este programa y asistió a la residencia inaugural. «Pero a través de este programa, estamos pensando en lo que sucede al final de la vida de la prenda. Podemos centrarnos en extender la vida útil del producto y encontrar nuevos propósitos para él cuando finalmente esté fuera de uso «.

En las últimas décadas, nuestra relación con nuestra ropa ha cambiado fundamentalmente. La ropa pasó de ser objetos duraderos a ser desechables. Desde el 2000, el número promedio de veces que un consumidor usa un artículo antes de tirarlo ha disminuido en un 36%, y muchas personas usan una prenda solo entre ocho y 10 veces antes de tirarla. Estos hábitos están contribuyendo a la destrucción del medio ambiente. Cada año, el 85% de todos los textiles producidos terminan en vertederos o en el océano. Y dado que la mayoría de las prendas en estos días están hechas de fibras sintéticas a base de plástico, estas prendas pueden tardar cientos de años en descomponerse.

Pero los diseñadores de ropa ahora están jugando con una idea nueva e intrigante: ¿qué pasaría si se diseñara la ropa para usarla por más tiempo? ¿Qué pasaría si se llevara esto un paso más allá y se diseñara prendas que pudieran existir, de alguna forma, para siempre? ¿Cuál podría ser el modelo de negocio?

Ese es el objetivo de la circularidad, un movimiento dedicado a preservar los recursos de la tierra manteniendo la ropa, y todos los demás productos que utilizamos, fuera de los vertederos. Cuando se trata de la industria de la moda, esto implica usar prendas por más tiempo, repararlas cuando están dañadas y luego reutilizarlas o reciclarlas cuando hayan llegado al final de su vida. Muchas marcas están cambiando hacia este modelo, incluidas Patagonia y Eileen Fisher, que ahora recolectan ropa vieja para repararla o reciclarla.

The North Face ha estado trabajando hacia la circularidad por algún tiempo. En 2018, se asoció con el Taller de Renovación para crear la plataforma Renovada, en la cual la compañía recolectaba la ropa vieja de los clientes, la reparaba para que quedara como nueva y luego la revendía. Pero el año pasado, cuando Hennessy estaba visitando el taller, se dio cuenta de que había una oportunidad para que el resto del equipo de diseño aprendiera sobre el ciclo de vida completo de una prenda al pasar tiempo en el taller.

Artículo traducido por los editores y tomado de Fast Company

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *