Planes de Desinversión moverá el sistema financiero global: la digitalización y descarbonización al centro.

Uno de los últimos informes de Ernst & Young afirma que las empresas indias se están desintegrando estratégicamente para liberar capital, desarrollar resiliencia e impulsar el valor a largo plazo. Pero ello no solo ocurre en India. Está pasando, de manera casi generalizada, en todo el mundo. Los aspectos renovables y digitalización están en el centro de la decisión.

ASí es. El estudio de desinversión corporativa global 2020 EY sugiere que la recesión económica está impulsando a los gestores de fondos y vendedores corporativos a tomar medidas, con más de dos tercios de las empresas indias (67%) planeando una desinversión en los próximos dos años. Muchos de estos programas tienen que ver con proyectos de digitalización y recursos renovables

Con el advenimiento de un nuevo orden económico global y debido a la pandemia del coronavirus, los ejecutivos deben planificar ahora lo que sucederá después. Según este mismo estudio, más de la mitad (58%) de las empresas indias encuestadas dicen que el impacto de la pandemia les obliga a recaudar capital, mientras que el 67% buscará reducir los niveles de deuda. Las empresas deben estar dispuestas a actuar pronto y de manera agresiva, ya que enfrentan decisiones de asignación de capital aún más duras. Y es probable que ahora se necesiten inversiones de capital para proteger la organización en el futuro en términos de descarbonización, digitalización, nuevas tecnologías, automatización y cadenas de suministro.

Existe evidencia de que tomar medidas audaces ahora podría valer la pena en el largo plazo. Por ello, las empresas más resistentes y exitosas serán aquellas que hayan demostrado disciplina y enfoque sistémico en la transformación de la cartera. Más aun, arriesgando por asuntos que preocupan al planeta y las grandes gestoras de activos.

Pero el impacto de ello va a verse en la dinámica financiera global que va a ocurrir los próximos meses y años, debido a que estas decisiones moverá flujos de dinero de una empresa hacia otra o de algunos bancos y países a otros. No es solo India. Lo que pasa en este importante país asiático también ocurre en las empresas con activos en América Latina y Africa que tienen en los recursos naturales no renovables, por ejemplo, una oportunidad de movidas de carteras de activos. Lo es también en Europa que está apostando por la digitalización, descarbonización y la autonomía del mercado de baterías, por ejemplo. Allí se están dirigiendo algunas nuevas inversiones

Como bien sabemos, la desinversión es el acto de retirar recursos de algún proyecto o plan de inversión con el fin de reasignarlos a otros. No significa retirar dinero para especular o guardarlo en en algún banco. En general, se refiere a toda actividad que sea contraria a la acción de invertir, pero a la vez reasignarlo. Y según algunos importante analistas hay tres razones que motivan a ello:

  • Reducir la reposición de capital o gasto de capital: Se refiere a la acción de retirar las inversiones que contribuyan al mejoramiento del stock de capital. Por ejemplo, adquisición de nuevos bienes de capital como maquinaria y equipos, y mejoras. Ello se está evitando, salvo que sean softwares o plataformas digitales estratégicas.
  • Vender o liquidar un activo: Por ejemplo, la venta de una maquinaria para comprar otra más moderna o destinar los fondos a otra actividad, como por ejemplo aquello vinculado a la descarbonización y la digitalización.
  • Retirar capital de un proyecto de inversión: Está acción está relacionada con, por ejemplo, la venta de acciones o bonos de algúun portafolio. Por ejemplo vender activos que promueven proyectos de energías no renovables hacia otros más verdes

El Estudio de desinversión corporativa global EY de este año es diferente a cualquier otro en sus ocho años de historia. Según la consultora, cuando comenzó el proceso para el estudio 2020, todo seguía como siempre: recogía las perspectivas de los ejecutivos de C-suite en toda India sobre cómo abordan la estrategia de cartera y la ejecución de desinversiones. Para cuando la investigación concluyó en enero de 2020, la pandemia había comenzado a evolucionar rápidamente hacia una crisis global. Todo había cambiado.

No hay duda de que el impacto financiero y económico de la crisis ha provocado cambios en las perspectivas de desinversión en los últimos meses. En consecuencia, se está abriendo nuevas investigaciones para retomar el pulso de los ejecutivos corporativos. 

Recuérdese que hay factores técnicos que deben tomarse en cuenta a la hora de desinvertir. Temas como la Tasa Interna de Retorno (TIR), el Pay-Back, el Valor Actual Neto (VAN), el Descuento de Flujos de Caja, los Ratios rentabilidad-riesgo y los Ratios de valoración: ROCE, ROE, ROI, PER o BPA, son centrales al momento de tomar la mejor decisión. Aquí están algunas ideas del informe de EY.

Reenfocarse en el negocio principal

Aquellos que emerjan más fuertes en la próxima fase de esta crisis actual estarán reinventando no solo sus carteras sino también el núcleo de su negocio en este momento. Es posible que las empresas no vendan necesariamente a corto plazo, pero entienden que la preparación es necesaria para actuar cuando sea necesario. Más de la mitad de las empresas (58%) dicen que iniciarán su próxima desinversión en un plazo de 12 meses. El resultado es un enfoque a largo plazo en los aspectos de mayor crecimiento de la cartera con un 75% de planificación para reinvertir las ganancias de desinversión en negocios centrales.

Estudio de desinversión: cuando espere iniciar su próxima desinversión

Desinversión para invertir en un futuro tecnológicamente habilitado

El capital recaudado de las desinversiones puede ayudar a aumentar las reservas de efectivo y fortalecer los balances. También acelerará la agenda tecnológica, y la crisis está impulsando la necesidad de inversiones más significativas en áreas como la automatización.

Si bien la pandemia ha expuesto grietas en la capacidad de algunas empresas para admitir fuerzas de trabajo remotas, las demandas de los clientes que cambian rápidamente son una consideración aún mayor. Pronosticar los factores de valor más allá de la crisis precipitará diferentes ideas ahora, como el desarrollo de nuevos ecosistemas de asociaciones y alianzas que coloquen a las empresas a la vanguardia de la disrupción en lugar de convertirse en la disrupción.

Como tal, más de dos tercios de las empresas (67%) dicen que la necesidad de financiar nuevas inversiones en tecnología hará que sean más propensas a desinvertir en los próximos 12 meses.

Cultivar alianzas estratégicas para fortalecer la agilidad operativa.

Como parte de la optimización de la cartera y la estrategia de desinversión, las empresas están reevaluando su propiedad de los activos no esenciales y están considerando migrar a un ecosistema de socios estratégicos. Estos socios, generalmente vistos como mejores propietarios o administradores de esos activos, pueden ayudar a hacer la transición de los costos fijos a una estructura de costos variable, mejorar la agilidad de la empresa, cambiar los recursos para centrarse en las capacidades básicas o críticas y lograr un mayor retorno total para los accionistas. Anticipamos un aumento en esta tendencia a medida que las empresas entren en la etapa de recuperación de la pandemia de COVID-19, y se centren cada vez más en la resiliencia de la cadena de suministro.

Si bien no es necesariamente nuevo o novedoso, este enfoque de activos ligeros ha sido impulsado por varios factores: el inicio de la digitalización, la recesión económica, el activismo de los accionistas y los niveles de efectivo sin precedentes dentro del capital privado. De hecho, el 33% de las empresas indias encuestadas destacaron que quieren externalizar las operaciones de fabricación. Las empresas que han dado este paso antes de una venta tienen más probabilidades de lograr una mayor valoración del negocio restante y superar las expectativas sobre el precio de la desinversión.

La preparación es clave para maximizar el valor de las desinversiones

La pandemia ha puesto un estrés significativo en los balances. Esto está resultando en crisis de liquidez y crisis de liquidez dentro de la India corporativa. Como tal, el 58% de las empresas encuestadas cree que habrá un aumento en las ventas en dificultades, mientras que un tercio (33%) dice que habrá menos vendedores estratégicos dispuestos.

La desaceleración económica ha servido como un impulso para que las organizaciones revisen sus operaciones y tomen medidas para crear valor antes de vender un negocio. Más de dos tercios (67%) de las empresas dicen que aumentarán su nivel de preparación de desinversiones.

Si bien la mayoría de las empresas encuestadas mencionan un retraso en las desinversiones, el 58% de las empresas indias indican que planean desinvertir en los próximos 12 meses. Y cuando eso sucede, el 67% de las empresas creen que aumentará el número de compradores externos a su sector. Por lo tanto, las empresas deben prepararse para una diligencia detallada del negocio que los compradores deben exigir.

Estudio de desinversión: ¿qué espera ver en el mercado durante los próximos 12 meses?

Si bien no sabemos exactamente qué sigue y más allá de la crisis de COVID-19, sí sabemos que estas tendencias están impulsando la estrategia de desinversión ahora. La planificación estratégica y el trazado del curso continuo de transformación están en la agenda. Por lo tanto, está desinvirtiendo estratégicamente para liberar capital, desarrollar resiliencia e impulsar el valor a largo plazo.