Miles saliendo del ERTE con reapertura comercial

Por: MAITE GUTIÉRREZ

El avance de la desescalada en el área metropolitana de Barcelona y de Madrid, que concentran el 30% del comercio de España, ha permitido la reapertura esta semana de todas las grandes superficies del país y la consiguiente reincorporación a sus puestos de trabajo de decenas de miles de empleados sujetos a ERE temporales desde hacía casi tres meses. Los 24.000 trabajadores afectados por ERTE en El Corte Inglés y Sfera -faltan los 1.900 de la sección de viajes-, los 11.000 de Leroy Merlin o los 8.725 de Ikea han salido ya de los expedientes de regulación, una vez se han levantado en todas partes las restricciones de superficie, aunque continúan las de aforo. Y como estas, decenas de empresas. El 88% de los autónomos del sector comercial también iniciará su actividad a lo largo de esta semana, según datos de la organización ATA. La asociación advierte aun así que, pese a la desescalada, 90.000 tiendas regentadas por autónomos no piensan abrir sus puertas todavía porque no les compensa.

La apertura total del comercio ha sido largamente esperada en el sector, que había reclamado desde hace semanas que no se discriminara a las tiendas por su superficie. Ahora empieza la carrera para intentar revertir la precaria situación que ha provocado la crisis del coronavirus en el comercio. El confinamiento y el cierre obligado de tiendas no esenciales había dejado a más de 100.000 trabajadores de grandes cadenas de distribución inmersos en un ERTE, según datos de Anged. Eso sin contar a las miles de pymes y de autónomos que también han tenido que parar. La Asociación Española de Centros y Parques Comerciales estima que el sector ha perdido ventas por valor de 3.000 millones de euros al mes durante este periodo y cientos de comercios sufren grandes tensiones de tesorería y tratan de renegociar el precio del alquiler de los locales.

Las previsiones de facturación que han hecho hasta ahora en el sector indican caídas de ventas de entre un 25% y un 50% para este año, según Anged, aunque la actividad comercial registrada en los territorios en fase dos y el primer día de apertura global en Barcelona y Madrid han insuflado ánimos. En El Corte Inglés de plaza Catalunya 300 personas hacían cola a primera hora para poder acceder dentro, y en los centros de Tarragona o Girona que ya estaban abiertos el 85% de los clientes que entra acaba comprando, una tasa «superior» a la normal, indican desde la cadena.

«Nuestra valoración es optimista», señala Eduardo Ceballos, presidente de la asociación de centros comerciales, donde el 80% de los locales está ya funcionando. «En general las afluencias no son muy distintas de las de años precedentes, y los clientes vienen con ganas de comprar, por lo que vemos en muchas actividades un gasto medio más alto», añade. La misma sensación apunta Óscar Bermúdez, portavoz de Diagonal Mar: «Los clientes están siendo responsables y la afluencia ha sido alta». En La Maquinista o las Arenas confirman esta misma tendencia.

La incógnita, apuntan desde el sector, es si se trata de un «efecto rebote» tras el confinamiento o si el nivel de venta de la reapertura se mantendrá el resto del año.

Publicado en La Vanguardia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.