Los hilos invisibles para el éxito de la transición energética: las redes

El respeto por el medio ambiente, la gestión sostenible de los recursos naturales y la mirada innovadora del que busca un futuro verde, alejado de la dependencia del combustible fósil y con mayor competitividad, ha provocado una revolución imposible de parar.

La transición energética hacia un sistema de producción basado en fuentes renovables dinamiza el tejido industrial paso a paso, y va sentando las bases para grandes cambios en el ciudadano, relacionados con aspectos como la movilidad sostenible, la ciudad inteligente o el autoconsumo.

Uno de los grandes protagonistas de este impulso de cambio a veces pasa desapercibido: son las redes eléctricas las que marcan la capacidad de desarrollo de todo este sistema y hacen posible una perfecta integración de las energías renovables.

Una red de transporte y distribución de electricidad mallada, robusta, pero a la vez flexible e e inteligente, es la clave para asegurar un sistema energético seguro, basado siempre en fuentes renovables. Para que eso se produzca, hay que seguir movilizando recursos, que revertirán en mejores infraestructuras y el desarrollo de industria y empleo asociado a su despliegue y digitalización.

Una de las apuestas la encontramos en Iberdrola. Consciente de la potencia de este motor de cambio, ha presentado el mayor plan de inversiones de la historia de una empresa española: 75.000 millones de euros hasta 2025, de los que un 40% se destina directamente a su la actividad de redes eléctricas.

La gestión de este esfuerzo inversor permitirá ejecutar un plan intensivo en las redes, avanzar más en su digitalización y teñirlas de verde, arrastrando con estas actividades a buena parte del tejido industrial, local e impulsando el empleo. Despertará asimismo el germen de la innovación tecnológica, en busca de proyectos vanguardistas con los que transformar la inversión en una palanca de crecimiento de las comunidades.

Trabajador de iberdrola caminando

Iberdrola ya es uno de los principales actores de este sector, con más de 1,1 millones de kilómetros de líneas eléctricas, que suministran electricidad a más de 34 millones de personas en el mundo. Y sus planes pasan por seguir avanzando en esta dirección, fiel a su estrategia de centrarse en negocios regulados y estables, garantizando al mismo tiempo la sostenibilidad.

Un hub mundial en busca de la innovación en redes

Global Smartgrid Innovation Hub es una plataforma impulsada por Iberdrola con el fin de promover la innovación en redes, combinando su propia fuerza tecnológica con la de proveedores, colaboradores y startups de todo el mundo.

Este hub de innovación comenzará a funcionar en primavera, pero ya tiene identificados más de 120 proyectos para su ejecución, por un valor de 110 millones de euros.

Con la colaboración de la Diputación de Vizcaya, que acercará el proyecto al tejido de startups y trabajará en la acelerar su consolidación, esta iniciativa creará un gran equipo multidisciplinar de más de 200 profesionales que compartirán su esfuerzo en proyectos de I+D+i que transformen las redes eléctricas actuales en sistemas altamente inteligentes, digitales, capaces de tratar los datos y de construir respuestas versátiles y adaptadas a la nueva realidad de los modelos de consumo futuros.

Fuente: Expansión, https://ods2030.expansion.com/