La sostenibilidad es una ventaja competitiva para empresas y administraciones

Ante la creciente demanda de bonos verdes, las empresas sostenibles son “más rentables” y tienen acceso a más mercados y fuentes de financiación, pero también las administraciones públicas en trabajo conjunto con ciudadanos en riesgo de exclusión social, según varios expertos. 

El director general de Forética, Germán Granda, ha asegurado que hoy en día a las empresas no les basta con tener una cuenta de resultados saneada, sino que además “es fundamental que tengan una propuesta de sostenibilidad”.

Ha explicado que ser una empresa irrespetuosa con el planeta no solo perjudica a su apartado ambiental y social, sino que hoy en día también daña el económico, dado que “los inversores cada vez demandan más bonos verdes”.

“Cuando desde las bolsas se apuesta por empresas que sigan criterios sostenibles, las entidades que sean capaces de absorber esos retos son las que tendrán una ventaja competitiva”, ha explicado.

Aunque no basta con que las empresas se alineen con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 de Naciones Unidas en el Consejo de Administración: “la sostenibilidad debe bajar a las operaciones y servicios de la empresa”.

Además, Granda ha insistido en que apostar por lo verde no es solo “la forma de ser rentable, sino también de sobrevivir en los próximos años”, ya que las empresas sostenibles van a poder acceder a más contratos y más financiación, además de llegar a nuevos mercados que demandan esta clase de productos y servicios.

Proyecto la ‘Buena Huella’

Ayudar a las empresas y administraciones a “ser y parecer” respetuosas con el medio ambiente es el principal objetivo de la ‘Buena Huella’, consultoría especializada en tangibilizar la sostenibilidad: “bajarla de lo etéreo a lo cotidiano”,  según explica el director de proyectos y uno de sus fundadores, Víctor Fernández.

Para ello, incorporan la sostenibilidad como elemento clave de toda estrategia empresarial y esencial para “lograr el buen gobierno y el rendimiento económico”, es decir los tres EGS, por sus siglas en inglés. 

La ‘Buena Huella’ diseña y ejecuta proyectos de capacitación y certificación para que empresas y administraciones puedan colaborar en la consecución de los ODS.

Bajo la premisa de “no dejar a nadie atrás”, la consultoría es capaz de mejorar la competitividad de la actividad profesional, ya que “hoy en día ser una entidad sostenible abre puertas a mercados de nuevos clientes y a nuevas fuentes de financiación como, por ejemplo, los fondos europeos”, explica el fundador, coincide Fernández con Granda.

Aunque, Fernández aclara a EFE que no se dedican “solo a que la empresa parezca más sostenible”, sino también a que lleve cabo proyectos de fondo con impacto a largo plazo en lo social y lo ambiental.

Además de trabajar con pequeñas y medianas empresas (pymes), uno de sus principales proyectos es la creación de municipios con ‘Buena Huella 2030’, que cuentan con fases de participación ciudadana en las que las personas inscritas son capacitadas en la Agenda 2030 y liderazgo sostenible.

Una vez que este grupo humano “está empoderado”-explica-,  se pone en marcha “una iniciativa de impacto duradera” que se quede de manera permanente en el municipio como puede ser, por ejemplo, la creación de un sistema de recogida de  aceites usados en los domicilios por personas en situación de vulnerabilidad.

En paralelo, la consultoría codiseña la Agenda de Desarrollo Sostenible con el municipio que contrata sus servicios , empleando los ODS como marco y teniendo en cuenta las necesidades y expectativas de la región: “es como crear la agenda de territorio, con el territorio”, ha explicado Fernández.

Fuente: EFE Verde, https://www.efeverde.com/noticias/sostenibilidad-ventaja-competitiva-empresas/