La Fiscalía de Medio Ambiente abre una investigación por el supuesto maltrato animal en el laboratorio Vivotecnia

La Comunidad de Madrid paraliza la actividad de la empresa tras la difusión un vídeo con unas duras imágenes

El fiscal coordinador de Medio Ambiente, Antonio Vercher, ha decidido abrir unas diligencias de investigación sobre el supuesto maltrato animal cometido en el laboratorio Vivotecnia de Madrid. Lo hace, según fuentes del ministerio público, tras la difusión de un vídeo con unas duras imágenes sobre el trato que presuntamente reciben los animales para la experimentación en esas instalaciones. Además, este domingo la Comunidad de Madrid ha decidido suspender la actividad investigadora de este laboratorio después de que, a raíz de una denuncia, se constataran indicios de maltrato animal tras realizar una inspección.

El Gobierno regional ha explicado en un comunicado que la Consejería de Medio Ambiente ha tomado esta decisión después de que el jueves se diera a conocer un vídeo en el que se revelaban conductas “que supondrían una infracción muy grave de la normativa que regula el uso de animales de experimentación en este laboratorio de ensayos clínicos”. La investigación publicada este viernes por la organización Cruelty Free Internacional (CFI) revela lo que parece una práctica reiterada de actos de violencia gratuita y extrema crueldad con los animales con los que se realizan los experimentos (monos, perros, cerdos, conejos, ratas y ratones) por parte de empleados del laboratorio.

La empresa alemana, cuya sede en España se encuentra en Tres Cantos (Madrid), realiza análisis de seguridad y toxicidad de fármacos y de productos sanitarios, biocidas y de las industrias cosmética, química y agroquímica. Su laboratorio presta servicio a instituciones científicas, muchas de las cuales ya han exigido una investigación oficial para esclarecer lo sucedido. El consejero delegado de Vivotecnia, Andrés König, reconoció el sábado que algunas imágenes le han resultado “impactantes” y “contrarias a los protocolos escritos de la compañía”, informa Efe.

Cuando se conoció el vídeo, la Comunidad abrió un procedimiento y envió con carácter inmediato una inspección para que recabara información sobre los hechos conocidos de los que no constaba denuncia previa. “Tras comprobar la existencia de dichos hechos, se procedió inmediatamente a suspender de manera temporal la actividad investigadora, con la prohibición expresa de realizar nuevos proyectos con animales. Asimismo, puso en conocimiento del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) lo ocurrido”, ha explicado el Gobierno regional. La Comunidad está en comunicación “permanente” con el Seprona de la Guardia Civil por si hubiera que abrir diligencias previas y poner los hechos en conocimiento de un juzgado por un supuesto delito de posibles malos tratos hacia los animales.

Por otra parte, se ha asegurado el bienestar los animales residentes en el laboratorio, que han quedado bajo el cuidado y supervisión de la Comunidad de Madrid, y de un veterinario responsable del bienestar animal, en tanto se determina el destino de los mismos. También se contempla su traslado a centros de acogida con su posterior adopción, en función de lo que establece la normativa de protección de los animales utilizados en experimentación y otros fines científicos. En el comunicado, el Ejecutivo regional condena cualquier tipo de maltrato hacia los animales y confía en los principios éticos que rigen la mayoría de los estudios de experimentación animal dirigidos por profesionales de la investigación y la ciencia.

El vídeo muestra cómo los animales son objeto de abusos verbales y físicos de forma rutinaria y refleja malas prácticas realizadas en los experimentos. En las imágenes se ven las condiciones en las que viven los roedores, conejos, cerdos, monos y perros del centro y también las prácticas a las que son sometidos, en muchos casos sin anestesia y con evidentes muestras de sufrimiento.

La publicación de estas imágenes ha provocado las críticas de varios centros de investigación y organizaciones, y una campaña civil en la plataforma Change.org que ha logrado más de 45.000 firmas para pedir a la Comunidad de Madrid que retire inmediatamente la licencia a Vivotecnia y cierre sus instalaciones en la capital. Decenas de santuarios y protectoras de toda España han suscrito un comunicado conjunto en el que exigen a las autoridades el cierre del laboratorio de Vivotecnia, en Madrid, y hacerse cargo de la custodia y cuidado de los animales que permanecen en las instalaciones, informa Servimedia.

“Claramente no representan el respeto al animal de experimentación y la evitación de todo daño y estrés posibles que hemos intentado inculcar desde el inicio de Vivotecnia”, añadía König, que solicitaba a la autoridad competente una inspección voluntaria “a la máxima brevedad posible”. König señalaba que no representan “la realidad del día a día” en Vivotecnia durante sus 21 años de existencia.

Por: El PAÍS