Just Eat tendrá una flota propia de repartidores asalariados en España

Es la primera gran plataforma que incorpora a los ‘riders’ en su plantilla de trabajadores.

Por: BLANCA GISPERT, 

La plataforma Just Eat Takeaway tendrá una flota propia de repar­tidores asalariados en España. La multinacional holandesa de reparto de comida a domicilio avanza a este diario que, a lo largo de los próximos meses, empezará a incorporar centenares de riders en su plantilla.

Just Eat se convierte así en la primera gran plataforma que contrata de forma directa a los mensajeros. La decisión llega en un momento clave para el colectivo. El Gobierno ultima una ley que pretende obligar a las plataformas del delivery a contratar los repartidores como asalariados y no autónomos, un modelo avalado por una reciente sentencia del Tribunal Supremo.

El grupo holandés combinará el nuevo modelo con el reparto subcontratado y el propio del restaurante

Sin embargo, Just Eat siempre se ha desmarcado de la polémica. En España, nunca ha operado con el modelo de riders freelance como sí lo hacen sus mayores compe­tidores –Glovo, Deliveroo, Uber Eats, Stuart–. Hasta la fecha, la plataforma dejaba el reparto en manos de los restaurantes o bien ofrecía un servicio de entrega a través de empresas de logística. El director general de la compañía en España, Patrik Bergareche, señala que, por este motivo, la decisión de incorporar a los riders en su plantilla se debe exclusivamente a su plan para mejorar la optimización del servicio y no a la nueva ley que prepara el Ministerio de Trabajo.

De hecho, este modelo –llamado scoober – ya está presente en 120 ciudades europeas (Amsterdam, París, Londres y Berlín entre ellas). Su verdadero impulsor fue Take­away , que se fusionó con Just Eat en el 2019. “Conociendo la experiencia en otras ciudades vemos que el modelo permite mejorar los tiempos de entrega y fidelizar mejor al empleado”. El directivo comenta que la plataforma suele contratar al mensajero de forma temporal o vía ETT y por una jornada de 20 horas, concentrada los viernes, sábados y domingos. En cuanto al salario, Bergareche comenta que “aún está por definir” pero que “el coste laboral de un repartidor podría superar los 1.000 euros al mes”. En cuanto a los restaurantes, la compañía mantendrá la comisión del servicio de reparto a un ­máximo del 30% por pedido. “No repercutiremos el aumento de ­costes que supone la contratación directa”.

De hecho, el directivo señala que los gastos del nuevo servicio no ­serán demasiado elevados. “Gran parte de la inversión ya estaba presupuestada para hacer frente a la subcontratación del reparto a empresas de logística, que ya nos repercutían el valor de las cuotas a la Seguridad Social, el mayor gasto que supone implantar el nuevo modelo. Principalmente, vamos a invertir en motos y bicis eléctricas y material de protección”.

Todo indica que esta modalidad será minoritaria en el servicio de Just Eat en España. Actualmente, más del 80% del reparto está bajo gestión de los restaurantes y cerca del 20% corre a cargo de la compañía a través de la subcontratación de más de un millar de repartidores. La idea es que, a partir de ahora, este 20% se combine entre ­contratación directa e indirecta, especialmente en las ciudades con mayor actividad como Madrid, Barcelona, València, Bilbao o Sevilla. El plan de la compañía es, por tanto, contratar de forma directa a centenares de repartidores

Fuente: La Vanguardia