Inversiones corporativas en épocas de crisis

Por Julia Brines

La industria agroalimentaria está en constantes procesos de crecimiento y de innovación que requieren inversiones. Entre las empresas que dan a conocer cada año su actividad inversora están las proveedoras de la cadena Mercadona. Ya no existe la categoría de interproveedores -que eran proveedores con contrato indefinido-, pero sigue existiendo una larga lista de compañías que se centran en el abastecimiento a esta cadena y que focalizan sus inversiones en las demandas de Mercadona. Se denominan totalers y elaboran las marcas de distribución Hacendado, Deliplus y Bosque Verde, entre otras. A diferencia de los antiguos interproveedores, éstas son firmas que tienen un abanico de clientes no tan centrado en Mercadona, aunque en muchos casos la cadena representa una parte relevante de sus ventas. Tanto es así que es Mercadona la que da a conocer el importe de estas inversiones en su propia memoria anual. La empresa tiene en España 1.400 proveedores de este nuevo modelo de especialistas, con los que establece relaciones de largo plazo para productos concretos. Además, tiene otros 300 proveedores especialistas en Portugal, donde inició las ventas el año pasado.

Inversiones importantes en ampliación de capacidad han sido las del grupo Panstar, que en sus instalaciones productivas de Albuixech (Valencia), ha invertido 10,6 millones de euros para mejorar las líneas y la capacidad de fabricación, lo que ha supuesto además la creación de 180 empleos.
También es relevante la inversión de 9,5 millones que ha realizado la compañía Frutinter, uno de los proveedores de fruta fresca. Es una compañía con sede en Villarreal (Castellón) que ha centrado sus inversiones en el almacén y fábrica que tiene en la vecina localidad de Onda. Con las últimas aportaciones, además, ha creado veinte nuevos puestos de trabajo.

Destacan asimismo los 90 empleos que ha creado la compañía Cuniespluga, del grupo alimentario Hermi, al invertir 5,2 millones en su planta de producción de L’Espluga de Francolí (Tarragona), que elabora carne de conejo y que el año pasado adquirió a la firma Cunicarn.

Destaca también la inversión de 3,9 millones de euros realizada por Conservas El Cidacos, la empresa riojana de conservas vegetales, que tiene ocho plantas de producción, dos de ellas fuera de España. En la de Puebla de Montalbán (Toledo), realizó inversiones de 3,8 millones de euros en una nueva línea y en una planta depuradora nueva. Además ha creado 17 nuevos empleos.

El grupo francés Lemoine, a través de su alianza con la alicantina Textisol, ha ampliado la planta que ésta posee en la localidad de Cocentaina y fabrican en ella los discos de algodón destinados a los estantes de Mercadona. La inversión ha sido de 2,5 millones de euros y se han creado 41 puestos de trabajo en el centro de producción.

Las inversiones continúan también en Helados Estiu, una de las compañías que elaboran la marca Hacendado. Está ubicada en Ribarroja de Túria (Valencia), y hace cuatro años compró un solar en Cheste de 70.000 metros cuadrados. En él se construyeron nuevas cámaras para una mejora de la logística y ahora se ha construido una nueva nave para ampliación de su capacidad e instalación de nuevas líneas. La construcción, que comenzó en 2019, concluirá en 2021 y supondrá una inversión global de 20 millones de euros.

Otro de los proveedores de la cadena, Prosol, que elabora café en diversas modalidades, está destinando importantes fondos para acercarse al consumidor en un segmento que crece, el de las cápsulas de café. Esta empresa con instalaciones productivas en Palencia se ha financiado con 20 millones de euros del Banco Europeo de Inversiones (BEI) para un proyecto total de aproximadamente 40 millones que prevé impulsar su producción de cápsulas compatibles. Según comunicó el BEI, Prosol ampliará sus instalaciones para aumentar su producción en más de 2.900 toneladas anuales. La I+D supone el 22% del proyecto que, según explica la institución europea, continúa con el desarrollo de un packaging compostable.

Compras internacionales
Además de invertir en instalaciones, varios proveedores tradicionales de Mercadona han ido tomando posiciones en el exterior.
El último en anunciar una operación fue Importaco, que suministra frutos secos a la cadena, y que ha adquirido recientemente el 51% de la empresa italiana Besana. El grupo, que facturó el año pasado 584 millones de euros y emplea a 1.420 personas, incluye en su perímetro a esta firma italiana que el año pasado facturó 185 millones de euros y que cuenta con 550 trabajadores.

También el Grupo Alimentario Citrus (GAC), que elabora ensaladas de cuarta gama y otros productos vegetales, integró el año pasado la compañía suiza Josef Müller y a la italiana Novanatura, ambas especializadas en listos para consumir. GAC compró estas plantas al grupo francés Agrial, un referente en su sector, ya que es el propietario de la enseña Florette, principal competidor en ensaladas de cuarta gama.
También ha optado por las compras de compañías de su sector la empresa Incarlopsa, fabricante de elaborados cárnicos con sede en Tarancón (Cuenca) y que ya amplió sus instalaciones principales. Además, el año pasado adquirió un secadero de jamón en Jabugo al grupo Osborne, y previamente había comprado el 67% de la sociedad americana Acornseekers, con sede en Texas, con la intención de establecer centros de producción en Estados Unidos.

INICIATIVAS
Helados Estiu destina en total 20 millones de euros en una nueva nave logística y en la ampliación de su capacidad en un nuevo espacio en Cheste (Valencia).
La panificadora Panstar invierte 10,5 millones en su fábrica de Albuixech (Valencia) y crea 180 nuevos puestos de trabajo.
Frutinter, empresa castellonense de fruta, ha ampliado su almacén de la localidad de Onda con una inversión de 9,5 millones.
Cuniespluga, que elabora carne de conejo, generó 90 empleos con la ampliación a la que destinó 5,2 millones de euros.
Prosol, que fabrica café soluble, se financia con 20 millones a través del BEI para desarrollos de I+D que incluyen la fabricación de cápsulas sostenibles

Artículo publicado en Expansión