Hacia más productos de proximidad y sostenibles

Por: RAQUEL QUELART. Barcelona

En las últimas décadas, la globalización y la irrupción de internet han ido modificando de manera paulatina los hábitos de consumo, pero pocas veces han virado tan deprisa como con la Covid-19. Es por este motivo que acertar cuáles de los nuevos hábitos adquiridos en los últimos meses perdurarán en el tiempo es una de las cuestiones más debatidas entre los especialistas en marketing y comercio. La opinión mayoritaria entre los expertos es que el consumidor post-Covid-19 se volverá «más sensible al precio, será más racional y se informará mejor sobre el producto [antes de realizar la compra] ya que, por lo general, el tiempo que esté en la tienda se minimizará «, tal como apunta el profesor de Economía y Empresa de la UOC Juan Carlos Gázquez Abad.

La incertidumbre económica conllevará una mayor predisposición al ahorro, por lo que «se priorizará el consumo de productos básicos y se pospondrá la compra de productos y servicios de ocio», explica la especialista en marketing e innovación Ana Jiménez Zarco. El consumidor escogerá «la marca que le dé mas confianza o una mejor calidad-precio», añade la profesora de la UOC. De hecho, el último barómetro elaborado por la Asociación de Fabricantes y Distribuidores (AECOC) detecta que el precio crece como factor decisivo: el 46,5% de los españoles le da más importancia a la hora de llenar su cesta, mientras que al principio del confinamiento el porcentaje era del 32,2%.

En estas circunstancias, ¿qué productos tienen más papeletas para ganar? «Evidentemente, la marca blanca, la de distribuidor, por la buena relación calidad precio que ofrece en muchos casos», responde el profesor Gázquez-Abad. De hecho, el estudio revela que el 41% de los consumidores tienen la intención de comprar más este tipo de marcas, tal como ocurrió en la anterior crisis, aunque en esta ocasión el profesor vaticina sólo un leve incremento de la cuota de mercado de la marca blanca, que ahora es de un 36% del total de productos envasados.

Otro aspecto a tener en cuenta, según Rosario Pedrosa, gerente de estrategia comercial y marketing de Aecoc, es que gran parte de los consumidores encuestados (un 63%) manifiestan su intención de comprar más producto de proximidad, lo que evidencia que «la conexión con la comunidad y lo local va cogiendo fuerza en la mente del consumidor con esta crisis sanitaria». Por otro lado, el informe concluye que la mitad de los consumidores se muestran predispuestos a continuar buscando productos sostenibles, un cambio de hábito que ya se había iniciado antes de la pandemia.

Cabe destacar también la tendencia de los ciudadanos a comprar productos más saludables «porque le dan más importancia a la salud que antes», argumenta Pedrosa. Al respecto, el 17% valora en mayor medida el producto ecológico que al inicio del confinamiento, lo cual no significa que se vaya a producir un incremento de la cuota de mercado del ecológico -con un precio por lo general más elevado- ya que esto dependerá en gran parte del poder adquisitivo de cada familia.

Otra incógnita es cómo se comportará el consumidor de moda. «Mucha gente aprovechará la apertura de las tiendas físicas como una manera de salir y disfrutar del desconfinamiento», dice Jiménez Zarco, que sostiene que se buscará en este tipo de establecimientos un valor no funcional y de distracción. Y concluye que la satisfacción con el producto continuará siendo muy importante, pero cobrará importancia el proceso de compra.

Publicado en La Vanguardia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.