Hablemos de residuos: resumen del debate organizado por Zero Waste Universitari

Por: Diana Vidal Yañez

La semana pasada, con motivo de la Semana por el Clima, Zero Waste Universitari organizó unos debates online centrados en la problemática de los residuos, donde invitaron a ponentes del ámbito de la investigación, administración y emprendedoría que tenían un especial enfoque en los residuos. En los debates pudieron hablar de sus líneas de acción para hacer frente a este desafío. 

Moderado por Diana Vidal, co-fundadora de la organización universitaria en defensa del medio ambiente, el debate arrancó el martes 22 de septiembre con tres ponentes investigadores y docentes: Xavier Gabarrell, director académico de Ecología Urbana e Industrial en ICTA (Instituto de Ciencia y Tecnología Ambiental de la UAB); Laura Talens, investigadora en el grupo SosteniPra, también en ICTA; y Antoni Sánchez, profesor del departamento de Ingeniería Química, Biológica y Ambiental en la Escuela de Ingeniería; ambos de la UAB (Universitat Autònoma de Barcelona). 

Todos ellos están o han estado involucrados en investigaciones relacionadas con el tratamiento de residuos (principalmente orgánicos) y la economía circular.  

Antoni Sánchez mencionó la disparidad entre el tratamiento, tanto territorial como entre tipos de residuos en su tratamiento. En muchos países supone una problemática avanzada aunque no superada, debido al compromiso prolongado de los gobiernos, comparado con España. Respecto a Catalunya, sus indicadores de tratamiento de residuos superan la media del estado. Por otra parte, muchos materiales no tienen una cadena de tratamiento definida y cuesta mucho reciclarlos. 

Xavier Gabarrell, que investiga en el ámbito del ecodiseño, comentó que hay un desfase en la percepción de la problemática de los residuos entre la academia y la sociedad civil. 

A parte de la suya, existen muchas líneas de trabajo que innovan en la optimización en origen, es decir, incidir en la prevención del residuo antes que se genere. 

Laura Talens nos presentó los numerosos proyectos que tiene en marcha dentro del grupo de investigación SosteniPra relacionados con la prevención de residuos. Esta investigadora incidió en que se tiene que cuestionar (tanto fabricantes como consumidores) la funcionalidad y la necesidad real de los envasados, además de mejorar nuestro criterio en la compra, ya que muchas marcas utilizan sellos para parecer más sostenibles cuando se trata realmente de una estrategia comercial sin fondo. 

En conjunto, están de acuerdo con que la universidad como institución debe ser un referente en sostenibilidad ambiental, y como un motor de cambio a través de poner en práctica la innovación que se está realizando, pudiendo trasladar todo este conocimiento a la sociedad mediante los estudiantes, pero que para ello tiene que avanzar en muchos aspectos.

El segundo día de debates se centró en la Administración y la Gestión Global, con Josep Mª Tost, presidente de la Agencia de Residuos de Cataluña, y Miguel Castañeda, director del centro de investigación Sustainability Worldwide Center 2050 y fundador de la Escuela de Graduados Catalyst Sustainability Graduate School. Ambos aportaron conocimiento sobre la realidad a nivel global y mostraron los esfuerzos que están desempeñando las instituciones (algunas más que otras) para gestionar esta problemática. 

Miguel Castañeda presentó a Sustainability Worldwide Center y Catalyst – Sustainability Graduate School. Desde estas entidades se está investigando el proceso de sostenibilidad, y uno de sus objetivos es profundizar en relación a los residuos. 

Su entidad se centra en 3 planteamientos para considerar una buena gestión de residuos: las políticas, la sensibilización y la digitalización. En primer lugar, actuando con incentivos específicos y marcos regulatorios ajustados a la realidad de cada país, según su nivel de desarrollo, y según el producto que se quiera regular.

Él explicó dos de los proyectos que están desarrollando actualmente. El primero es ZeWaHos-BCN, cuyo objetivo es medir y reducir la huella de carbono de los establecimientos de hostelería de Barcelona; y el segundo es Yute Coffee Project, que busca medir la huella de carbono del yute en todo su ciclo de vida, teniendo en cuenta la participación de Sylvia Calvo BCN, que lo utiliza como materia prima para fabricar prendas de vestir. 

Seguidamente, Josep Mª Tost presentó el papel que desempeña la Agencia de Residus de Catalunya como parte del departamento de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat de Catalunya. Su competencia sobre residuos va desde el ámbito municipal e industrial hasta el ámbito sanitario, de la construcción y de la ganadería. Su área de trabajo es muy amplia: trabajan en la legislación, inspección, planeamiento, subvención, sensibilización, entre otras. Desde sus inicios han trabajado en la recopilación de información sobre reciclaje en todo el territorio. En los últimos años, Cataluña ha progresado más rápido que el conjunto del estado en materia de residuos utilizando 4 sistemas básicos: las obligaciones legales, la recogida selectiva, la planificación de las infraestructuras e instrumentos económicos como la fiscalidad ambiental. Josep Mª incide sobre todo en la importancia de la fiscalidad para promover un mejor y mayor reciclaje, y la necesidad de sensibilización de la comunidad. Miguel, por su parte, coincidió en que la sensibilización es una pieza clave para promover cambios de actitud globales. Del mismo modo también coincidieron en que la gestión de residuos debe avanzar hacia la economía circular para que pueda ser funcional en un futuro. 

Los debates finalizaron el Jueves 24, con 2 emprendedores presentando sus proyectos vinculados con la sostenibilidad: Ekomodo e Ivesol. 

Adriana Uribesalgo, socia fundadora y directora creativa de Ekomodo, nos presentó la empresa. Ekomodo es una iniciativa nacida el 2012 en Gipuzkoa que fabrica productos a base de tejidos derivados del plástico reciclado. Se caracteriza por tener un impacto local, social y sostenible. Además, como dice Adriana, su estética es minimalista y moderna, y con su imagen y estrategia de marca quieren que ser sostenible sea “sexy”. Son proveedores eco de múltiples empresas nacionales. 

A continuación Xavier Batlle, director ejecutivo de Ivesol nos habló de su negocio. Ivesol es una empresa proveedora de embalajes y envases sostenibles, generalmente usados para sustituir el plástico. Cuentan con el principal interés de empresas que venden productos ecológicos. 

A la hora de empezar su proyecto reconocen que se vieron con desafíos. En el caso de Ivesol, querían trabajar para el sector público y privado, pero debido a cambios en políticas les fue complicado obtener ayudas y acceder a ambos, por lo que se centraron en las empresas. 

Por parte de Ekomodo, su mayor reto fue crear productos atractivos en aspecto a partir de plástico reciclado, a parte del atractivo de ser un producto sostenible. Y respecto a las ayudas públicas, Adriana reconoce que se sienten unos privilegiados; Gipuzkoa es un referente nacional por su buena gestión de residuos que desempeña y todos los proyectos que ayuden a impulsar la sostenibilidad en la región son muy bien recibidos por parte de la administración. A principios de este año su empresa recibió el reconocimiento Go-ODS por conseguir aplicar los ODS en su iniciativa, especialmente el nº12 (producción y consumo responsables). 

Aunque ambos creen que sus empresas tienen un papel social y muestran que las cosas se pueden hacer de otra manera, creen que la sociedad está cada vez más concienciada.  Uno de los objetivos dentro de la economía circular es que esta sensibilización ambiental se generalice y el consumidor vea que lo normal es lo sostenible. 

Durante esta semana, Zero Waste Universitari ha tenido la oportunidad de generar conversaciones muy interesantes y diversas alrededor de los residuos y desde varios ámbitos no siempre familiares o cercanos a la sociedad.