Estudio: Cómo la sostenibilidad puede salvar la industria de la moda después del Covid-19

Por: Simone Preuss

La pandemia del Covid-19 ha cogido por sorpresa al mundo y a las industrias del vestido, el calzado y los textiles, y los consiguientes cierres sociales y económicos presentan desafíos sin precedentes. Si bien las iniciativas de sostenibilidad se estaban convirtiendo en la tendencia de la industria en diversos segmentos como el del lujo, el deporte y la moda rápida, la crisis ahora pone a prueba el compromiso de las marcas y los retailers con la sostenibilidad. En todo caso, es más relevante que nunca, ya que un estudio reciente concluye que la crisis actual “exige simultáneamente que las empresas aceleren sus progresos en materia de iniciativas sostenibles para poder ser competitivas en el mercado que surgirá después de la pandemia”.

El estudio ” Weaving a better future: Rebuilding a more sustainable fashion industry after Covid-19″ (” Tejiendo un futuro mejor: Reconstruyendo una industria de la moda más sostenible después del Covid-19″) publicado por investigadores del Boston Consulting Group (BCG), la Sustainable Apparel Coalition (SAC) y la empresa de tecnología Higg Co, conocida por su Índice Higg sobre la industria de los bienes de consumo, tiene por objeto demostrar lo crucial que es para las marcas de moda, los minoristas y otras partes interesadas del sector continuar siguiendo los objetivos de sostenibilidad durante la crisis del coronavirus y después de ella.

Por qué es crucial reconstruir una industria de la moda más sostenible después del Covid-19

“La métrica que usamos para medir la salud de nuestros negocios también debería incluir la salud de nuestro planeta. Todos nosotros tenemos que duplicar la sostenibilidad, reduciendo el impacto ambiental y aumentando la justicia social”, explica Rick Ridgeway, vicepresidente de compromiso público de Patagonia.

Mientras que la industria de la moda está tratando de absorber el golpe que le ha causado el cierre temporal de las tiendas, la disminución del gasto de los clientes y el despido de los trabajadores en países como la India, Bangladesh y China debido a la reducción o cancelación de pedidos y a una inminente crisis económica que se espera que acabe con más del 30% del negocio de la industria en 2020 (según un análisis del panorama del BCG), las preocupaciones que van desde el abastecimiento de materiales sostenibles hasta la reducción de las emisiones de carbono y los derechos de los trabajadores han quedado relegadas a consideraciones secundarias, para gestionar las dificultades económicas a corto plazo.

“Sin embargo, las encuestas realizadas con los principales accionistas, el estudio de crisis mundiales anteriores y el análisis de las tendencias económicas y del comportamiento de los consumidores ponen de manifiesto que la moda corre el riesgo de sufrir heridas autoinfligidas irrecuperables si abandona la sostenibilidad y las asociaciones de la cadena de valor de cara al Covid-19. Si bien la sostenibilidad está en peligro en algunas esferas de la industria, las empresas que la adopten estarán entre los líderes de una industria de la moda resurgente al otro lado de la pandemia”, indica el estudio e identifica cuatro esferas para evitar el retroceso en los progresos y prepararse activamente para una industria en evolución.

1) Proteger los activos cruciales para sobrevivir a la crisis económica

Las compañías de moda tienen que concentrarse en sus activos y asegurarse de resguardar a los trabajadores, los empleados, el capital, las relaciones con la cadena de producción, los canales y la confianza y el apoyo de sus clientes. “Este momento es una oportunidad para eliminar la complejidad y los costos innecesarios, a fin de prepararse para la reinversión”, aconseja el estudio.

“La prioridad ahora ha sido mantener el flujo de dinero ya que nuestras instalaciones no han podido operar y las tiendas de nuestros clientes también están cerradas. Desde el comienzo de la pandemia nos hemos centrado en atender las necesidades sociales de nuestros asociados. También hemos estado preparando nuestras instalaciones con los requerimientos de salud y seguridad que ahora serán necesarios”, comparte su experiencia en la situación actual Nikhil Hirdaramani, director del Grupo Hirdaramani.

Estudio: Cómo la sostenibilidad puede salvar la industria de la moda después del Covid-19

2) Resolver los problemas urgentes de inventario en asociación con los proveedores

Parte de la protección de la propia cadena de suministro consiste en reconocer los contratos y pagar por los pedidos completos y casi completos y reconocer la cancelación sin consulta ni colaboración como una práctica inaceptable. “Los líderes reconocerán la importancia del diálogo abierto y la colaboración constructiva en toda la cadena de producción a fin de encontrar soluciones compartidas para proteger el sustento de los trabajadores y mantener la confianza”, recomienda el estudio.

3) Integrar la sostenibilidad en las estrategias de recuperación de las empresas

“La sostenibilidad será un elemento esencial para las empresas fuertes después de la crisis. Los líderes harán de la sostenibilidad un elemento central en la toma de decisiones después de la pandemia, mientras que los rezagados considerarán la sostenibilidad como un esfuerzo para reanudar una vez que sea conveniente”, concluye el estudio. De hecho, en una reciente encuesta de opinión de los consumidores durante el Covid-19 realizada por BCG, en la que participaron casi 6.000 consumidores de los Estados Unidos, el Reino Unido, Alemania, Italia y China, los consumidores indicaron que veían muy favorablemente a las marcas que pagaban a sus empleados en licencia, que destinaban sus instalaciones a la producción de equipos de protección individual o que donaban a sus comunidades.

Como algo que se lleva cerca de la piel, los estándares para la ropa no sólo incluirán la durabilidad y la buena calidad, sino que también se convertirán en productos estrechamente asociados con la confianza, el bienestar y el bien colectivo. “El Covid no es una excusa para alejarse de la sostenibilidad. Es más, la sostenibilidad será una de las principales prioridades de los productos, junto con la calidad y la durabilidad”, confirma Luis Casacuberta, director gerente de Mujer y Niños en Mango.

4) Agilizar la transparencia y aumentar las ambiciones de sostenibilidad

Al sacar provecho de la digitalización, los modelos empresariales innovadores y las soluciones integrales, la transparencia desempeñará un papel central para las empresas “a fin de evaluar y demostrar a las partes interesadas su impacto ambiental y social positivo”.

“La pandemia nos ha obligado a todos a dar un paso atrás y a replantear nuestras prioridades. Un punto clave que ha surgido es que un nuevo modelo transparente que muestre prácticas sostenibles verificadas tendrá ventaja sobre otros modelos comerciales tradicionales”, afirma Sanjeev Bahl, fundador y director ejecutivo de Saitex.

El estudio concluye reconociendo los tres tipos de empresas que existen en términos de sostenibilidad: las que todavía no han dado prioridad a la sostenibilidad, las que están más avanzadas y las pioneras, y la manera en que pueden tener éxito en el desarrollo de sus programas y compromisos de sostenibilidad para obtener una ventaja comercial duradera una vez que la crisis del Covid-19 llegue a su fin. Mientras que los que se inician en el campo de la sostenibilidad deben aprovechar este momento de transición para establecer una ventaja competitiva, las empresas que se encuentran más adelante en el camino de la sostenibilidad tienen que resguardar el progreso obtenido, mantener las prácticas esenciales y volver a comprometerse con sus objetivos principales. Los pioneros que alientan la colaboración y encabezan las iniciativas de sostenibilidad en toda la industria deben seguir siendo modelos a seguir, ya que su visión y sus acciones acelerarán la transformación en todo el sector.

“Vemos un vínculo claro entre la sostenibilidad y el éxito comercial persistente. Nuestras ambiciones de sostenibilidad nos ayudarán a adelantarnos a la demanda de los clientes después de esta crisis causada por el coronavirus. Tanto nuestra base de clientes actuales como futuros están pidiendo opciones más sostenibles en la moda. Nueve de cada diez consumidores de la Generación Z creen que las empresas tienen la responsabilidad de abordar las cuestiones ambientales y sociales. Al comprometernos con la sostenibilidad, podemos asegurar nuestro crecimiento a largo plazo, seguir siendo relevantes para nuestros clientes y establecer una distinción que lidere el mercado frente a nuestros competidores”, afirma Kate Heiny, directora de sostenibilidad de Zalando SE.

“Si bien el camino a seguir no está todavía del todo claro y quedan preguntas por resolver a medida que los gobiernos y la sociedad transitan por la pandemia, una de las principales lecciones de la era Covid-19 será que la salud, la seguridad y la prosperidad son metas esencialmente colectivas y no individuales. Y las industrias de la ropa, el calzado, el textil y la moda no son la excepción. No será fácil manejar una crisis económica excepcional mientras se toman medidas agresivas a favor de las preocupaciones ambientales y sociales. Pero los líderes que logren integrar la sostenibilidad en sus estrategias empresariales dejarán un legado duradero: el de una industria de la moda reconstruida y más sostenible”, concluye el estudio.

Imágenes: “Weaving a better future: Rebuilding a more sustainable fashion industry after Covid-19” study. Este artículo ha sido previamente publicado por FashionUnited.uk y traducido y editado por Belén Bednarski.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.