Elon Musk busca níquel limpio para Tesla

Por. Jesús Castañeda Mayurí

La última noticia recibida de que Elon Musk estaría buscando níque limpio para los diferentes proceso que desarrolla en Tesla, ha puesta de nuevo la atención en esta actividad extractiva . “Estoy buscando una operación minera de níquel que sea limpia, amigable con el ambiente y los asuntos sociales para hacer un contrato gigante”, ha declarado Musk

Son muchos los países a nivel mundial en los que se puede extraer el níquel. Los niveles en que estos lo realizan han cambiado históricamente con el paso del tiempo. Hoy en día, los países donde más hay extracción de níquel son los siguientes, en orden decreciente, de acuerdo al último dato de Statista:

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es nickel.jpg
Ranking de los principales países productores de níque a nivel mundial (Fuente Statista)

Esta estadística muestra un ranking de los principales países productores de níquel a nivel mundial en el año 2019. En ese año, el primer país productor de níquel fue Indonesia, con aproximadamente 800.000 toneladas métricas producidas, seguido de Filipinas, con una cifra de alrededor de 420.000 toneladas métricas.

El Goro

Sin embargo, el proceso de extracción minera de este importante insumo para baterías ha estado ligado a muchas denuncias. Hace alguno tiempo, por ejemplo, la FAO publicaba un informe sobre el impacto en Nueva Caledonia de una operación. Se trataba de rehabilitación de emplazamiento del proyecto Goro Nickel

El proyecto Goro Nickel se encuentra con otro problema: su fundición está situada en un lugar en el que hay numerosas especies endémicas que no aparecen en ningún otro lugar de Nueva Caledonia ni del mundo y que, en consecuencia, deben ser conservadas a cualquier precio. Por ello, Goro Nickel ha puesto en marcha un programa de revegetación anticipada para propagar especies poco comunes (Retrophyllum minor y Araucaria muelleri) que resultarán destruidas por la actividad minera.

La operación de Goro incluye una mina, una instalación de procesamiento y un puerto, ubicados en la isla de Nueva Caledonia, un territorio francés que es una de las principales regiones productoras de níquel a nivel mundial. Si bien la mina tiene la capacidad de producir 60,000 tpy de níquel en forma de óxido de níquel, nunca ha funcionado a plena capacidad debido a fallas de diseño y problemas de puesta en funcionamiento.

El año pasado, Goro produjo solo 23,400 toneladas de níquel, un poco más de un tercio de su capacidad anual. La minera propietaria, New Century Resources está en conversaciones con Vale para una fusión corporativa. Señaló que si la transacción se lleva a cabo, se convertiría en un importante proveedor de níquel y cobalto procedente de fuera de la República Democrática del Congo. El país africano es actualmente el mayor proveedor mundial de cobalto para el sector de vehículos eléctricos

Por su parte Australia no se está quedando atrás. BHP, la minera más grande del mundo está en este proceso. “La consolidación de una planta de producción de sulfato de níquel en Perth, Australia será el puntapié inicial con el que BHP Billiton retomará el negocio de las baterías eléctricas de automóviles”, afirmaba en una nota informativa BHP.

Indonesia

Sin embargo, en Indonesia, el país con las mayores reservas de níquel en el mundo, se están dando denuncias ambientales muy serias que ponen en cuestionamiento esta actividad productiva.

Según informa News Mongabay, la extracción de níquel, cada vez más impulsada para satisfacer la creciente demanda de baterías, ha sido durante mucho tiempo una industria central para Indonesia. La fundición de níquel para baterías produce grandes cantidades de residuos ácidos llenos de metales pesados, y cómo tratar los residuos es una de las decisiones más importantes en un proyecto de fundición. A medida que Indonesia aumenta su sector minero para alimentar el hambre mundial de vehículos de emisión cero, se enfrenta a un problema: qué hacer con todos los desechos.

Ahora, las empresas que construyen las primeras fábricas del país para producir los elementos que impulsan los vehículos eléctricos están buscando permiso para verter miles de millones de toneladas de desechos potencialmente tóxicos en las aguas del Triángulo de Coral, hogar de la mayor diversidad de corales y peces de arrecife en todo el planeta.

Lo cierto es que esto tiene para rato. Los vehículos eléctricos dependen de cobalto y níquel para sus baterías. Y los países productores van a tener que desarrollar un trabajo ambiental y socialmente responsable para ser atractivos a los clientes tecnológicos como Tesla y Apple, por ejemplo.