El sector textil asume que perderá el 40% de ventas en 2020 y avisa de quiebras masivas

Explica que ve probable que “la mayor crisis de la historia” lleve a la quiebra a la mitad de las empresas y destruya la mitad del empleo, además de provocar pérdidas de 7.000 M

Respecto a las implicaciones que tiene que las empresas pierdan cuatro de cada 10 euros de sus ventas de un año a otro, la patronal lo tiene claro. “Es una catástrofe, la situación es insostenible”.

 
Los últimos datos que han publicado responden a noviembre. Con la llegada de la segunda ola frustrando los planes de recuperación, todas las esperanzas se habían puesto en este mes. Con rebajas a lo largo de los 30 días, en muchos casos, y un Black Friday que debía ser histórico, se esperaba que los clientes adelantaran sus compras navideñas y así se mejorasen las cifras. Sin embargo, nada ha cambiado, se ha mantenido el desplome habitual de un 37% de las ventas y el pesimismo se ha adueñado de las empresas.
 
Según explica la patronal, en las fechas que se ha producido el Black Friday, la caída de ingresos ha sido igual que la de todo el mes, un 37% en negativo. Además, sus perspectivas de cara a diciembre apuntan que se repetirán datos similares, cercanos al 40%. Esto se traduciría en una pérdida de 7.000 millones de euros respecto a 2019. Cerrando así un año como nunca se había visto y con la incertidumbre de ver si el sector podrá sacar la cabeza en 2021.

Respecto a las implicaciones que tiene que las empresas pierdan cuatro de cada 10 euros de sus ventas de un año a otro, la patronal lo tiene claro. “Es una catástrofe, la situación es insostenible”. La asociación habla abiertamente de que es probable que si la enfermedad, la incertidumbre y las restricciones se mantienen como hasta ahora, acaben yendo a la quiebra el 50% de las empresas y la mitad del empleo.

“Todo depende de qué pase con el virus y con las ayudas que recibamos” explica Eduardo Zamácola, presidente de la patronal. “Pero lo más probable es que, en el mejor de los escenarios, el 25% del sector desaparezca”. Y remarca que “es muy probable que la mitad del sector baje la persiana permanentemente”. Aunque matiza que todo depende de muchos factores que no están en sus manos actualmente.

“Que solo quiebre el 25% del sector es un buen escenario, pero vemos probable que se dispare hasta el 50%”

 Volviendo a la facturación perdida, Zamácola remarca que los datos son peores respecto a los márgenes, debido a que su estudio calcula las ventas en unidades. “Todo lo que se ha vendido ha sido con promociones muy agresivas” para dar salida a un ‘stock’ que no conseguían sacar de los almacenes. “Lo que supondrá para las cuentas de las compañías el covid supera los datos que hemos dado”.
 
Respecto a por qué no se ha logrado reducir la hemorragia ni siquiera este noviembre, con descuentos más agresivos que otros años y con rebajas que a veces han superado el mes entero, desde la patronal lo tienen claro. “Ya no hay fiestas, bautizos, ceremonias… ¿Para qué se va a comprar nadie un vestido o un traje? Eso es lo que ha pasado en noviembre y lo que lleva pasando todo el año”.

Ayudas públicas para despedir

Uno de los motivos por los que creen que el sector irá a uno de los peores escenarios posibles es por las declaraciones y medidas del Gobierno, que tachan de “intolerables”. En concreto, se quejan de una de las últimas declaraciones que ha lanzado la Dirección Laboral del Trabajo, afirmando que las empresas acogidas a un ERTE que despidan en los seis meses posteriores al mismo deberán devolver todas las cotizaciones exoneradas.

 

“Estamos exactamente en el punto contrario: con un 40% de desplome, es un hecho que se va a tener que despedir, y si no ayudan a hacerlo no se perderán unos cuantos empleos, sino todos los de cientos de empresas”, explica Zamácola. Desde la patronal, no solo creen que poner trabas a los despidos “será letal”, sino que piden que el Gobierno proporcione ayudas directas para este fin. “Se trata de amputar la pierna para evitar la muerte”.

 

“El Estado tiene que ayudarnos a despedir con ayudas directas (…) Se trata de amputar la pierna para evitar la muerte”

 

A pesar de que remarca la necesidad de esta medida, entiende que sería algo muy impopular porque “es muy políticamente incorrecto, pero no estamos para eso ahora”. Desde la patronal, transmiten que “no nos importa la imagen que se dé, estamos pensando en sobrevivir”.

 

A pesar de que llegue la vacuna del covid, no creen que esto suponga una cierta mejora de la situación porque “viene una crisis de consumo, pase lo que pase con Pfizer, Moderna u Oxford”. Zamácola afirma que “no podemos pensar a corto plazo en que la situación mejore, porque sería engañarnos”.

 

Además de ayudas al despido, desde la patronal piden un apoyo para asumir los alquileres, principal gasto que las empresas tienen que afrontar, una reducción del IVA y la exoneración de tasas, tributos e impuestos. También piden liquidez a través de una moratoria de los préstamos ICO. Creen que cuanto más se retrasen estas medidas, el golpe será peor, aunque ya anticipan un aluvión de quiebras.

Artículo publicado en El Confidencial