El Consejo Mundial de Energía promete humanizar el debate energético

Por: Jesús Castañeda Mayurí

La dinámica del cambio está atravesando las principales organizaciones globales. El Consejo Mundial de Energía no está ajeno a a ello. Wilkinson, su máxima representante, ya se viene pronunciando sobre cómo van a abordar este problemática energética y su respectiva transición. “Vamos a humanizar el debate”, afirma

La transición energética es gran parte de la problemática global que se nos viene. Tenemos que poner en contexto lo que sucedió antes de lo que sucede hoy y lo que está construyendo, en diversas perspectivas, tanto desde el punto de vista de la participación pública y el activismo como de las nuevas posiciones y acciones del sector corporativo y las agencias multilaterales. Todo está cambiando a una velocidad sin precedentes.

Entonces, si uno de los temas que atraviesan por esta dinámica del cambio es la problemática energética, no hay otra opción. Debemos replantearlo como modelo de gestión. Hace algunos días Angela Wilkinson, Secretaria General y CEO del World Energy Council, conversó con Eithne Treano, Executive Chair and Presenter de We Talks, una experiencia de periodismo especializado en energía. Aquí algunos de los aspectos más importantes.

El sistema global de energía está atravesando no solo por un proceso de transformación extraordinario sino también por una dinámica estresante para el propio sistema que viene desde antes de la crisis. Muchas compañías esperaban un financiamiento disponible para su transformación por este momento del cambio climático cada vez más alarmante. Pero ahora el tema pasa por una agenda social, en el marco energético. ¿Quién cargará sobre sus hombros todo este proceso?

Wilkinson afirma que han desarrollado una encuesta global en mas de 100 países y han hallado que la gran mayoría de empresas energéticas y de metales han sido seriamente impactadas por esta crisis sanitaria. Y por ello, las empresas están poniendo a las personas primero. Esto las está llevando a replantear sus esquema y modelo de inversiones . Hablan de la nueva normalidad corporativa, la cual tiene distintas perspectivas que aun no terminan de construir. Sin embargo, en el marco de la energía no se puede predecir la forma y el valor que tendrá la energía en el futuro. Aun nos falta ver más de lo que viene.

Algo importante a lo que alude Wilkinson en su entrevista es que se tiene que poner en el centro del debate a la humanidad. No a los aspectos técnicos de la transición energética, ni los asuntos tecnológicos que se están desarrollando ni a los aspectos del precio y valor futuro de la energía. Lo que debe centrar el debate es el futuro de la humanidad. Se trata de generar energía para mejorar la calidad de vida de las personas y sus medios de subsistencia. ese es el debate que debemos tener, afirma.

“La ambición de la energía para la humanidad involucra humanizar el debate energético y ello significa traer nuevas y diferentes voces que abran el dialogo más allá de las sospechas usuales. No solo desde los CEOs o Ministros a quienes escuchamos ya bastante. Quiero escuchar a aquellos que están siendo impactados por la transición” Afirma que no se puede solucionar los problemas y desafíos energético con la misma lógica que se ha venido haciendo. “No se puede abordar los asuntos del futuro de la energía conversando desde nuestro silos y sesgos ideológicos, sino debemos abrir el debate hacia la población impactada”, sentencia

¿Se trata de una nueva era para los aspectos de la gran problemática energética? Ya lo veremos