Despertando al gigante verde noruego

Como uno de los principales exportadores de gas natural del mundo, Noruega se enfrenta a un desafío único en un mundo que se aleja cada vez más de los combustibles fósiles. 

El país cuenta con todos los recursos financieros, tecnológicos y humanos que necesita para prosperar en un futuro descarbonizado; lo que falta es liderazgo político.

Responder a la emergencia climática es un desafío para todos, pero particularmente para los países que dependen económicamente de la extracción o producción de petróleo. La descarbonización ha creado una oportunidad para que muchos países persigan una revolución industrial verde. Pero a medida que más países adopten esta ruta hacia la prosperidad futura, el valor de los activos, tecnologías y capacidades de combustibles fósiles disminuirá, lo que amenazará los empleos, los ingresos por exportaciones y la innovación industrial en las economías dominadas por el petróleo.

Entre estas economías, Noruega, el tercer exportador de gas natural más grande del mundo, enfrenta un desafío único. Pero, si bien la estructura industrial y las inversiones de Noruega están fuertemente ligadas a las industrias y servicios basados ​​en el carbono, y los hidrocarburos representan el 36% de las exportaciones totales en 2019, la energía nacional del país proviene casi en su totalidad de recursos renovables (energía hidroeléctrica). Por lo tanto, la economía noruega estaría madura para una transición industrial verde, excepto que la caída de la demanda mundial de combustibles fósiles obstaculizará su principal motor de crecimiento.

El «bloqueo» de carbono de Noruega es un síntoma de la enfermedad holandesa, el problema del éxito de un sector dominante que se produce a expensas de la mayoría de los demás sectores. Dado que las inversiones en hidrocarburos eclipsan las inversiones en otras industrias, el sector de los combustibles fósiles atrae a los talentos más calificados. Al mismo tiempo, la extraordinaria rentabilidad del sector del petróleo y el gas ha inflado el crecimiento de los precios y los salarios en el resto de la economía, creando dificultades para otros exportadores.

Como resultado, Noruega ha sido uno de los mayores perdedores de la OCDE de participación en el mercado internacional general en los mercados de exportación no energéticos desde finales de la década de 1990. Su déficit comercial no petrolero ha crecido constantemente durante la última década, y la participación de su sector manufacturero en la economía se ha reducido a la mitad que la de los otros países nórdicos.

Para empeorar las cosas, un informe reciente de Statistics Norway proyecta que las inversiones en el sector energético de Noruega disminuirán durante la próxima década. Mientras que las inversiones anuales en el sector promediaron más de 170 mil millones de coronas noruegas (alrededor de 20 mil millones de dólares) durante la década anterior, se espera que esa cifra disminuya en 60 mil millones de coronas noruegas entre 2025 y 2034, incluso sin ninguna política petrolera restrictiva.

Claramente, Noruega necesita una nueva estrategia industrial. En un informe reciente, describimos cómo podría utilizar los recursos técnicos y financieros de su sector petrolero para convertirse en un «gigante verde». Pero eliminar gradualmente la extracción de petróleo y avanzar en una dirección más ecológica no sucederá por sí solo. El desafío exige una acción del sector público audaz pero cuidadosamente calibrada. El gobierno no puede microgestionar el proceso, porque eso sofocaría la innovación; pero tampoco puede dejar el trabajo totalmente en manos del mercado.

En cambio, el gobierno debe establecer una dirección clara, haciendo inversiones de alto riesgo en las primeras etapas que luego atraerán a actores privados, recompensando a aquellos que estén dispuestos a invertir e innovar. En el caso de Noruega, una estrategia industrial verde debería dirigir los considerables recursos financieros estatales del país hacia inversiones en una nueva base industrial nacional centrada en tecnologías de energía verde.

Para empezar, Noruega aún tiene que canalizar los recursos del fondo soberano de riqueza más grande del mundo hacia la transición verde, ya sea a nivel nacional o mundial. Por el contrario, Statens Pensjonsfond Utland (SPU) de Noruega es uno de los mayores inversores en algunos de los proyectos de combustibles fósiles más devastadores del mundo que se están planificando o desarrollando actualmente. Un informe reciente advierte que 12 de estos proyectos por sí solos consumirían tres cuartas partes del presupuesto de carbono restante del mundo, lo que hace que sea extremadamente difícil limitar el calentamiento global a 1,5 ° Celsius.

La SPU opera actualmente bajo reglas fiscales que exigen que sus ingresos derivados del petróleo se transfieran a un fondo petrolero y se inviertan en el extranjero. Luego, los ingresos se introducen gradualmente en la economía nacional a una tasa promedio anual del 3% de las tenencias del fondo. Dado el rendimiento anual esperado del 3% del fondo, se puede aprovechar a esta tasa de forma indefinida.

Esta invención de política ha demostrado ser eficaz para limitar la presión inflacionaria de la extracción de petróleo al tiempo que proporciona al gobierno una fuente adicional de ingresos. Pero lo que Noruega necesita ahora es una financiación paciente a largo plazo para apoyar la diversificación económica. Debido a que el marco fiscal actual permite que las grandes inversiones públicas se mantengan fuera del presupuesto gubernamental normal, está agravando la enfermedad holandesa del país al crear una ruta de dependencia determinada por el petróleo.

No tiene por qué ser así. La SPU podría transformarse en un poderoso inversor orientado a la misión con presencia tanto nacional como global. En lugar de utilizar los ingresos del petróleo para recapitalizar el fondo petrolero, este flujo de caja podría dirigirse a un nuevo Banco de Inversión Verde público, cuyo trabajo podría coordinarse con el de otros fondos públicos y agencias que trabajan en la transición verde.Suscríbase a nuestro boletín semanal, PS el domingo

El sistema nacional de innovación de Noruega se caracteriza por una parte significativa de propiedad pública. En particular, el estado noruego posee el 67% de la empresa insignia de la industria petrolera noruega, Equinor (antes Statoil). Pero aunque las empresas estatales noruegas alguna vez desempeñaron un papel clave en la creación (desde cero) del ecosistema industrial para la producción de petróleo, no han podido volver a asumir este papel para liderar la transición verde. En lugar de reinvertir sus ganancias en energía renovable, Equinor anunció en 2019 que gastaría $ 5 mil millones para 2022 comprando sus propias acciones.

El impacto del COVID-19 ha demostrado los riesgos asociados con depender demasiado de los mercados energéticos volátiles. Mientras que el gigante energético danés Ørsted ha hecho caso omiso de la pandemia y ha continuado con su cambio de una década hacia las energías renovables, Equinor ha tenido que recortar dividendos y asumir más deuda para mantener su compromiso con los accionistas ante la insuficiencia de ingresos.

Al igual que su par en Dinamarca, Equinor debería convertirse en un gigante energético orientado a la misión. Eso significa eliminar la presión sobre su administración para distribuir las ganancias entre los accionistas restaurando su condición de empresa totalmente estatal centrada en el futuro económico del país.

Por: Project Syndicate