COCOONING como el nuevo y mayor consumo de españoles que impacta en los mercados.


Las nuevas tendencias están llegando a España de manera generalizada. COCOONING es el nuevo y mayor consumo al que estamos expuestos los españoles.

Por L. Junco (Expansión). Los españoles hemos caído en una tendencia ya común en Europa como es salir menos de casa y vivir mejores experiencias dentro del hogar. Esta práctica, denominada cocooning (del inglés cocoon, «cápsula») determina no sólo un cambio en el comportamiento del consumidor en el supermercado, sino que tiene su efecto dominó en la cesta de compra e influye en las ventas en la hostelería, donde se contabilizan cerca de 2.000 establecimientos menos, sobre todo en la España vaciada.

Según el informe Tendencias del Consumidor 2020 presentado ayer por Nielsen, los españoles ya hacemos seis comidas al mes en casa que no han sido preparadas por nosotros, bien porque las hemos comprado ya elaboradas, bien porque las hemos pedido a restaurantes a domicilio. «Pedimos comida a domicilio tres veces al mes -el 72% sin un motivo especial-, y 2,5 veces compramos comida preparada para llevar», explica Celia Rodríguez, Insights Market Manager de Nielsen.

Esto obliga a las marcas y a las grandes cadenas de consumo a cambiar la forma en la que llegan al consumidor. De un lado, los híper o supermercados están aumentando su oferta de platos preparados como el Listo para comer de Mercadona o la oferta de platos preparados por menos de tres euros de Lidl, las dos cadenas que el pasado año lograron ganar cuota de mercado respecto a 2018, junto al súper regional. Del lado de las marcas, se abre una gran oportunidad para alcanzar al consumidor, pues nueve de cada diez personas que se quedan en casa están conectadas y el 46% a doble pantalla, con lo que las opciones de estimular la compra se acrecientan.

Además del cocooning, la falta de tiempo que reconoce tener el 55% de los españoles hace crecer la compra de proximidad, tendencia que se mantiene respecto al año anterior y de la que han sacado partido sobre todo las estaciones de servicio, que son los establecimientos que más han crecido en volumen de ventas respecto al año pasado, hasta un 8%. En la compra de proximidad influye no sólo la cercanía al establecimiento, donde se valora la no necesidad de ir en coche y cargar con pocas bolsas, también la proximidad emocional, entendiendo por ésta la cercanía al consumidor, la apuesta por los frescos y productos de confianza, la diversidad de productos en un mismo lugar, incluso la especialización, «como muestra el aumento por ejemplo del volumen de ventas en las tiendas de mascotas, que ya mueve 1.218 millones de euros, casi lo mismo que la cerveza en el supermercado», recalca Rodríguez.

Deslealtad 

Ahora bien, el aumento de las emociones a la hora de llenar la cesta de la compra deja entrever también un aumento de la deslealtad por parte del consumidor hacia las marcas, pues en la búsqueda de la satisfacción de sus emociones lo más rápido posible, no dudará en acudir a otra enseña. Y lo hará también buscando nuevas emociones, como reconoce el 49% de los españoles encuestados, que se muestra más dispuesto a probar nuevas marcas (frente a un 40% de media en Europa), mientras que tan sólo un 8% reconoce ser fiel (un 12% en el caso de nuestros vecinos continentales).

A estos factores como el cocooning, la proximidad y el aumento de la deslealtad, hay que añadir como cambio de tendencia en el carrito de la compra, una mayor demanda de autenticidad y transparencia, que se traduce en que un 80% de los consumidores ya compra en función de otros valores «más allá» de los habituales de calidad o precio.

Tomado de Expansion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
TWITTER
LinkedIn
INSTAGRAM