Caída de turismo frena crecimiento de establecimientos

Por: Dani Valero

El verano ha supuesto un giro para la distribución. La misma pandemia que concentró el consumo de alimentación en los supermercados -en detrimento de la hostelería- asesta este verano un duro golpe al sector. La caída de la afluencia turística se traduce en menos compras en las tiendas, un fenómeno que tiene especial impacto en la cooperativa valenciana Consum, que concentra sus establecimientos en el arco Mediterráneo y, en consecuencia, está más expuesta al turismo. Tanto es así que la enseña, que preveía crecer entre un 4,5 y un 5% este mes de julio, se va a tener que conformar con repetir las cifras registradas en julio de 2019, según precisa la firma a elEconomista.

Sobre el impacto del Covid-19 en la actividad de Consum, su director general, Juan Luis Durich, explicó durante la presentación de resultados de la cooperativa que el confinamiento llegó a provocar «incrementos de demanda en ocasiones superiores al 200%». Las ventas crecieron de media un 85% durante la primera semana y un 25% durante las posteriores, porcentaje que fue decreciendo en las siguientes, desde el 10% hasta el 3%. En este periodo la firma pudo compensar con mayores ingresos la inversión realizada para garantizar la seguridad. Y además logró un incremento del 0,2% en su cuota de mercado. Pero el verano ha acabado con esta tendencia y le obliga a afrontar los mayores costes con el nivel de ventas del año anterior.

Además, Durich augura un segundo semestre de «alta competitividad» marcado precisamente por la mala campaña de verano, que puede provocar en algunos supermercados «un descalabro de entre el 50 y el 80% respecto al año pasado». «Estamos comparando un verano buenísimo con un verano que será mediocre», lamentó el dirigente, que augura «una guerra de precios para mantener o recuperar cuota de mercado» entre las distintas cadenas.

Cerca de 3.000 millones en ingresos 

Consum cerró el pasado ejercicio 2019 a las puertas de los 3.000 millones de euros de facturación. Su cifra de negocio creció un 7,4% respecto al año anterior hasta situarse en los 2.935 millones de euros, según precisó el propio Durich en la presentación de resultados, realizada este año de forma telemática. Por lo que respecta al beneficio, este subió un 4,7% hasta alcanzar los 54,6 millones de euros, un crecimiento inferior al de los ingresos «por un ajuste en los márgenes para mantener la competitividad», según subrayó.

También creció la red comercial de la enseña. Fueron 41 las aperturas con 13 nuevos supermercados Consum y 28 franquicias Charter, que elevan el total de las tiendas en España a 755. 456 de ellas son propias y 299, Charter. Juntas suman cerca de 600.000 metros cuadrados de sala de ventas en Comunitat Valenciana, Cataluña, Castilla-La Mancha, Murcia, Andalucía y Aragón. Para 2020 la cooperativa prevé abrir 40 supermercados más: 11 propios y 29 Charter. Además, en 2019 la venta online de Consum creció un 49% hasta superar los 28,2 millones en 2019.

Por lo que respecta al empleo, la cooperativa sumó 668 trabajadores en 2019 y elevó su plantilla hasta los 16.031. En Consum el 95% de los empleados tiene además condición de socio: «Los socios trabajadores son propietarios de la cooperativa, por lo que se implican en la gestión y se reparten los beneficios -resultados cooperativos-, reparto que en este 2019 alcanzó los 27,9 millones (1.934 euros de media)», expuso la firma, que cifra el empleo indirecto que genera en más de 35.000 puestos.

Artículo publicado en El Economista