8 formas de mejorar tus habilidades de comunicación

Por: Travis Bradberry

  • Un nuevo estudio de la Escuela de Negocios Booth de la Universidad de Chicago descubrió que no nos comunicamos mejor con personas que conocemos que con extraños.
  • Sin embargo, existen 8 técnicas que pueden ayudarlo a mejorar sus habilidades de comunicación.
  • Estos incluyen saber escuchar, cuándo hacer preguntas y conectarse emocionalmente.

Cuando se trata de comunicación, todos tendemos a pensar que somos bastante buenos en eso. La verdad es que incluso aquellos de nosotros que somos buenos comunicadores no somos tan buenos como pensamos. Esta sobreestimación de nuestra capacidad para comunicarnos se magnifica cuando interactuamos con las personas con las que pasamos la mayor parte del tiempo.

Investigadores de la Escuela de Negocios Booth de la Universidad de Chicago pusieron esta teoría a prueba y lo que descubrieron es sorprendente. En el estudio, los investigadores emparejaron a los sujetos con personas que conocían bien y luego nuevamente con personas que nunca habían conocido. Los investigadores descubrieron que las personas que se conocían bien no se entendían mejor que las personas que se acababan de conocer. Peor aún, los participantes sobrestimaron con frecuencia su capacidad para comunicarse, y esto fue más pronunciado con las personas que conocían bien.

“Nuestro problema al comunicarnos con amigos es que tenemos una ilusión de percepción”, dijo el coautor del estudio Nicholas Epley. “Acercarnos a alguien parece crear la ilusión de comprensión más que la comprensión real”.

Cuando nos comunicamos con personas que conocemos bien, hacemos suposiciones sobre lo que entienden, suposiciones que no nos atrevemos a hacer con extraños. Esta tendencia a sobrestimar qué tan bien nos comunicamos (y qué tan bien se nos entiende) es tan frecuente que los psicólogos incluso tienen un nombre para ella: sesgo de cercanía-comunicación.

“La comprensión de que ‘lo que sé es diferente de lo que tú sabes’ es esencial para una comunicación eficaz”, dijo el líder del estudio Kenneth Savitsky, “pero esa comprensión puede ser difícil de alcanzar. Algunas [personas] pueden estar en la misma longitud de onda, pero tal vez no tanto como piensan. Te apresuras y te preocupas, y dejas de tomar la perspectiva de la otra persona “.

Tomando acción

La comunicación es el verdadero trabajo del liderazgo; simplemente no puede convertirse en un gran líder hasta que sea un gran comunicador. Los grandes comunicadores inspiran a las personas. Crean una conexión que es real, emocional y personal. Y los grandes comunicadores forjan esta conexión a través de la comprensión de las personas y la capacidad de hablar directamente sobre sus necesidades de una manera que estén listos para escuchar.

Las ocho estrategias que siguen le ayudarán a superar el sesgo de comunicación que tiende a retenernos con todos los que nos encontramos, especialmente con aquellos que conocemos bien. Aplique estas estrategias y observe cómo sus habilidades de comunicación alcanzan nuevas alturas.

Habla con los grupos como individuos. Como líder, a menudo tienes que hablar con grupos de personas. Ya sea una reunión de equipo pequeño o una reunión de toda la empresa, debe desarrollar un nivel de intimidad en su enfoque que haga que cada individuo en la sala se sienta como si estuviera hablando directamente con él o ella. El truco consiste en eliminar la distracción de la multitud para que pueda transmitir su mensaje como lo haría si estuviera hablando con una sola persona. Quieres ser emocionalmente genuino y exudar los mismos sentimientos, energía y atención que tendrías uno a uno (a diferencia de la ansiedad que surge al estar frente a la gente). La capacidad de lograrlo es el sello distintivo de una gran comunicación de liderazgo.

Habla para que la gente escuche. Los grandes comunicadores leen a su audiencia (grupos e individuos) cuidadosamente para asegurarse de que no pierden el aliento en un mensaje que la gente no está lista para escuchar. Hablar para que la gente escuche significa que ajustas tu mensaje sobre la marcha para permanecer con tu audiencia (lo que están listos para escuchar y cómo están listos para escucharlo). Seguir hablando para asegurarte de haber dicho lo que querías decir no tiene el mismo efecto en las personas que involucrarlas en un diálogo significativo en el que hay un intercambio de ideas. Resista la tentación de llevar su punto a casa a toda costa. Cuando su conversación lleva a que la gente haga buenas preguntas, sabe que está en el camino correcto.

Escuche para que la gente hable. Una de las tentaciones más desastrosas para un líder es tratar la comunicación como una calle de un solo sentido. Cuando se comunica, debe brindarles a las personas una amplia oportunidad de expresar sus opiniones. Si descubre que a menudo tiene la última palabra en las conversaciones, es probable que deba trabajar en esto.

Escuchar no se trata solo de escuchar palabras; también se trata de escuchar el tono, la velocidad y el volumen de la voz. ¿Que se dice? ¿Algo que no se haya dicho? ¿Qué mensajes ocultos existen debajo de la superficie? Cuando alguien te hable, deja todo lo demás y escúchalo atentamente hasta que la otra persona haya terminado de hablar. Cuando esté en una llamada telefónica, no escriba un correo electrónico. Cuando se reúna con alguien, cierre la puerta y siéntese cerca de la persona para poder concentrarse y escuchar. Los comportamientos simples como estos lo ayudarán a permanecer en el momento presente, a captar las señales que envía la otra persona y a dejar en claro que realmente escuchará lo que está diciendo.

Conéctate emocionalmente. Maya Angelou lo dijo mejor: “La gente olvidará lo que dijiste e hiciste, pero nunca olvidarán cómo les hiciste sentir”. Como líder, su comunicación es impotente si las personas no se conectan con ella a nivel emocional. Esto es difícil de lograr para muchos líderes porque sienten que necesitan proyectar una determinada personalidad. Deja eso ir. Para conectarse emocionalmente con su gente, debe ser transparente. Se humano. Muéstrales lo que te motiva, lo que te importa, lo que te hace levantarte de la cama por la mañana. Exprese estos sentimientos abiertamente y forjará una conexión emocional con su gente.

Leer el lenguaje corporal. Tu autoridad dificulta que las personas digan lo que realmente piensan. No importa qué tan buena sea la relación que tengas con tus subordinados, te estás engañando a ti mismo si crees que son tan abiertos contigo como lo son con sus compañeros. Por lo tanto, debe convertirse en un experto en comprender los mensajes no hablados. La mayor riqueza de información reside en el lenguaje corporal de las personas. El cuerpo se comunica sin parar y es una fuente abundante de información, por lo tanto, observe a propósito el lenguaje corporal durante las reuniones y las conversaciones casuales. Una vez que se sintonice con el lenguaje corporal, los mensajes serán fuertes y claros. Preste tanta atención a lo que no se dice como a lo que se dice y descubrirá hechos y opiniones que la gente no está dispuesta a expresar directamente.

Prepara tu intención. Un poco de preparación es muy útil para decir lo que quería decir y lograr que una conversación logre el impacto deseado. No prepare un discurso; Desarrolle una comprensión de cuál debe ser el enfoque de una conversación (para que la gente escuche el mensaje) y cómo lo logrará. Su comunicación será más persuasiva y precisa cuando prepare su intención con anticipación.

Omita la jerga. El mundo de los negocios está lleno de jerga y metáforas que son inofensivas cuando las personas pueden identificarse con ellas. El problema es que la mayoría de los líderes abusan de la jerga y alienan a sus subordinados y clientes con su “lenguaje comercial”. Úselo con moderación si desea conectarse con su gente. De lo contrario, parecerá poco sincero.

Practica la escucha activa. La escucha activa es una técnica simple que asegura que las personas se sientan escuchadas, un componente esencial de una buena comunicación. Para practicar la escucha activa:

  • Dedique más tiempo a escuchar que a hablar.
  • No responda preguntas con preguntas.
  • Evite terminar las oraciones de otras personas.
  • Concéntrese más en la otra persona que en usted mismo.
  • Concéntrese en lo que la gente está diciendo en este momento, no en sus intereses.
  • Replantee lo que ha dicho la otra persona para asegurarse de que la comprende correctamente (“Entonces me está diciendo que este presupuesto necesita una mayor consideración, ¿verdad?”)
  • Piense en lo que va a decir después de que alguien haya terminado de hablar, no mientras está hablando.
  • Haz muchas preguntas.
  • Nunca interrumpas.
  • No tomes notas.

Reuniéndolo todo

Mientras trabaja para emplear estas estrategias, trate de evitar morder más de lo que puede masticar. Es suficiente trabajar en una o tres estrategias a la vez. Si intenta asumir más de lo que puede manejar, no verá tanto progreso como lo haría si redujera su enfoque. Una vez que se vuelve efectivo en una estrategia en particular, puede asumir otra en su lugar. La comunicación es un elemento dinámico del liderazgo que está entrelazado en la mayor parte de lo que hace cada día. Tendrá una amplia oportunidad de mejorar sus habilidades en esta habilidad fundamental

Artículo publicado en WEF