Un contrato socio ecológico para una Europa postpandémica

La pandemia de Covid-19 y la consiguiente crisis económica han llevado a millones de personas a la inseguridad. Al mismo tiempo, la Unión Europea y sus estados miembros han tomado medidas sin precedentes para proteger los empleos y mitigar los impactos económicos más severos. Hablamos con Philippe Pochet, director general del Instituto Sindical Europeo, sobre lo que ha significado la pandemia para los trabajadores de toda Europa. La crisis puede haber abierto una ventana de oportunidad, pero el cambio positivo no puede darse por sentado. Para recuperarse verdaderamente en los años venideros, Europa necesitará un nuevo contrato socioecológico que combine cuestiones de desigualdad, clima y economía digital.

Además de un impacto para la salud, la pandemia ha sido un gran impacto social y económico. ¿Cómo se han visto afectados el empleo y los salarios en Europa?

Philippe Pochet: La principal diferencia entre la crisis actual y la anterior de 2008-2013 son los efectos sectoriales esta vez. Los sectores de la cultura y la hostelería se han paralizado casi por completo, mientras que otros, como el financiero, no se han visto tan afectados. Esta disparidad también significa que ciertos países, como los que dependen del turismo, han estado mucho más expuestos. En general, el empleo ha caído menos de lo esperado debido al trabajo a tiempo reducido y los esquemas de permisos adoptados en Europa con los gobiernos invirtiendo dinero en el sistema. En la última crisis, los esquemas de trabajo a tiempo reducido solo se vieron en unos pocos países como Alemania. Por lo tanto, el desempleo no ha aumentado tanto como podría haberlo hecho, pero aún así la tasa de empleo ha bajado. Desde que comenzó la pandemia, Aproximadamente 5 millones de personas han abandonado el mercado laboral en Europa. La pregunta es qué pasará cuando finalice el apoyo, que podría ser en el verano de 2021 cuando la pandemia haya remitido un poco.

Sin embargo, el impacto futuro más importante puede ser el aumento de la desigualdad. Muchos empleados ahora trabajan desde casa y su consumo ha disminuido, lo que les permite acumular ahorros. Otros trabajadores, muchos de los cuales ya se encontraban en una posición precaria, han visto recortados sus ingresos. Los planes de trabajo a corto plazo y licencias son mejores que las prestaciones por desempleo (pueden compensar las ganancias hasta en un 50, 60 o un máximo del 80 por ciento), pero todavía no es un salario completo y muchas personas no tienen reservas a las que recurrir. Cuando salgamos de esta crisis, algunos habrán acumulado ahorros y otros se quedarán sin nada. Tanto para el empleo como para la desigualdad, los efectos aún no están claros, pero se harán más visibles en los próximos meses.

¿Hasta qué punto los sindicatos han logrado hacer llegar su voz al gobierno durante la crisis sanitaria?

Puede que no haya sucedido en todas partes, por ejemplo, en Hungría y Polonia los sindicatos fueron marginados, pero en general, el regreso de los sindicatos como actor social es claro. El discurso que una vez sostuvo que los sindicatos hacen que la sociedad sea menos libre o que de alguna manera son conservadores se ha ido. Quizás recuerde que la Dirección General de Finanzas de la Comisión Europea solía argumentar que un mercado laboral saludable era uno flexible, con salarios mínimos bajos y sindicatos débiles. Esa postura había comenzado a cambiar incluso antes de la crisis de Covid-19 con organizaciones internacionales como la OCDE que decían que los sindicatos, con sus objetivos tradicionales de igualdad y justicia social, tienen un impacto positivo en la economía.

En general, el empleo ha caído menos de lo esperado debido al trabajo a tiempo reducido y los esquemas de permisos adoptados en Europa con los gobiernos invirtiendo dinero en el sistema.

Ahora se reconoce que para resolver una crisis, debe hablar con los sindicatos. Los movimientos sociales como los gilets jaunes en Francia también mostraron la importancia de las organizaciones intermediarias como los sindicatos para la democracia. Sin intermediarios, los gobiernos luchan por crear un diálogo y alcanzar compromisos.

¿Cuáles son las preocupaciones del movimiento sindical de cara a la próxima fase de la pandemia?

El mayor temor es el regreso de la austeridad. En 2008-2010, keynesianismo y keynesianismo verde fueron las palabras del día. Y luego, en 2010-2011, vimos una austeridad radical y el regreso del neoliberalismo. Si salir de la crisis actual significa volver al viejo mundo, entonces toda la deuda pública asumida durante la pandemia podría utilizarse para justificar nuevos recortes del sector público y de apretarse el cinturón. Puede que no suceda en 2021, pero ya algunas voces de los partidos políticos neoliberales comienzan a hablar sobre la sostenibilidad de la deuda.

La segunda preocupación es la incertidumbre sobre los cambios a nivel de la UE. Los préstamos a nivel europeo, el fondo de recuperación y el presupuesto ampliado de la UE son grandes mejoras (para Alemania, representan una preferencia nueva e inesperada) pero ninguno de estos programas es seguro en el tiempo. Han sido aceptadas durante uno, dos, quizás tres años, pero no están en los tratados. Un cambio de opinión en Alemania (teniendo en cuenta que hay elecciones en otoño de 2021), y se acabó. Para evitar un retorno a la normalidad, los cambios en la gobernanza de la unión monetaria y el semestre europeo desde que comenzó la pandemia deben asegurarse.

El tercer temor es la gran pregunta de cómo será el mundo después de Covid-19. ¿Cómo será la transición verde en realidad? ¿Qué tan “justa” será esta transición? La transición justa no se trata solo de mineros en Polonia; se trata de los millones de personas que trabajan en la industria del automóvil en Europa. La transición verde tendrá impactos sectoriales masivos en los próximos años, con crecimiento en algunos sectores y oxidación en otros. Necesitamos una conversación franca porque es demasiado fácil ser optimistas y decir, “la transición será justa y la UE tendrá un fondo de recuperación por valor del 2 o 3 por ciento del PIB, así que todo estará bien”. Va a ser más complicado que eso.

Hemos visto cambios importantes a nivel europeo: préstamos de 100 mil millones de euros a los estados miembros para apoyar esquemas de trabajo a corto plazo, luego el fondo de recuperación de 750 mil millones de euros para apoyar la inversión, todo financiado a través de préstamos a nivel de la UE. ¿Cómo se puede asegurar este aparente giro hacia una Europa más social ?

El cambio ocurre cuando las ideas se transforman en instituciones porque estas dan estabilidad al equilibrio de poder en un momento dado. Ahora, la forma más sencilla sería cambiar los tratados europeos, pero todos sabemos lo difícil que sería. De una forma u otra, estos cambios deben asegurarse para que no dependan de las próximas elecciones o crisis política. La Conferencia sobre el futuro de Europa, siempre que la situación sanitaria lo permita finalmente, será una oportunidad importante para debatir qué queremos de la nueva fase de integración de la UE. Es un debate sobre el futuro de Europa que debe suceder porque todos los economistas están de acuerdo en que sin consolidar la unión monetaria, eventualmente estallará.

Los préstamos a nivel europeo, el fondo de recuperación y el presupuesto ampliado de la UE son grandes mejoras, pero ninguno de estos programas es seguro a tiempo.

La otra parte de la dimensión social se refiere a la desigualdad. Actualmente, la Comisión Europea solo se ocupa de la desigualdad de forma indirecta, mientras que debería ser un elemento central del compromiso social europeo. Originalmente, el pacto social europeo era el siguiente: no habrá un estado de bienestar europeo, pero todos los trabajadores serán tratados por igual en un territorio determinado. Sin embargo, mire lo que sucedió con los trabajadores desplazados a partir de mediados de la década de 1990: una cuestión originalmente técnica de algunas empresas que enviaban empleados al extranjero se convirtió en un medio para permitir la competencia por los salarios y los derechos dentro de un territorio determinado. Hoy en día, hay algunos indicios de volver a la idea original de no competencia dentro del espacio nacional. La Directiva sobre trabajadores desplazados se ha reformado, reduciendo la competencia entre los trabajadores desplazados y los nacionales. y la UE está intentando elaborar normas sobre salarios mínimos y estructura salarial a nivel europeo. También es necesario abordar otros aspectos de los derechos sociales, como la negociación colectiva para los autónomos y el reequilibrio del poder de los gigantes de las plataformas como Uber en relación con el trabajador. La Comisión Europea debería utilizar la igualdad para enmarcar todos estos desafíos. Reconstruir la confianza en Europa no llegará a ninguna parte sin abordar la cuestión de la desigualdad, y mucho menos el próximo desafío de hacer una sociedad más ecológica.

¿Cuáles son las piezas más importantes de la legislación social de la UE en este momento?

La más importante es la Directiva de salario mínimo. Mientras que antes se consideraba que los salarios mínimos eran un impedimento para el crecimiento, ahora está sobre la mesa la idea de converger los salarios mínimos. La propuesta de la Comisión establecería un nivel mínimo de salarios mínimos decentes en relación con el nivel salarial de un país en particular. Esto también forzará una conversación sobre las diferencias en los niveles de vida entre Oriente y Occidente. Por ejemplo, un salario mínimo fijado en el 60 por ciento de la mediana en Bulgaria sería de 300 euros, que es relativamente nada. La propuesta también busca aumentar la cobertura de la negociación colectiva para llegar hasta el 70 por ciento de la fuerza laboral. En Austria, Bélgica y Francia, los convenios colectivos cubren a casi todos los trabajadores, pero pocos otros países tienen una cobertura tan amplia.

La lógica de esta dirección sería desviar la competencia de los salarios y las condiciones de trabajo hacia la innovación. Los salarios más altos animan a las empresas a innovar en el mercado de productos y centrarse en la calidad. Este tipo de reformas laborales son parte de una visión diferente de la sociedad, que no se basa en fabricar bienes baratos y desechables, sino en productos construidos para durar, que se pueden reutilizar y reciclar. Esta legislación va más allá de los salarios mínimos; establecería nuevas condiciones para la producción de bienes y servicios. Es una muestra de un nuevo compromiso social para el futuro.

Así que está claro que la expansión de los derechos sociales y la estrategia industrial verde van de la mano. Este febrero, el Instituto Europeo de Sindicatos y la Confederación han acogido una conferencia sobre un nuevo “contrato socio-ecológico” . ¿Qué significaría un nuevo contrato socio-ecológico de manera más amplia?

La idea de un contrato es algo fuerte, una institución, que es vinculante, perdurable y que la gente entra libremente. Después de la Segunda Guerra Mundial, hubo un contrato social duradero en Europa Occidental. Hoy será necesario ampliar el marco de cualquier contrato social. Las cuestiones del cambio climático y la pérdida de biodiversidad ya no pueden considerarse marginales. Tampoco será suficiente una definición estrecha de cambio climático que se centre en plantas solares y molinos de viento. Ese marco también es reductor con respecto a la crisis ecológica más amplia. El “contrato socio-ecológico” lo amplía para permitir una discusión sobre la cuestión esencial de qué tipo de sociedad queremos. Para decirlo de manera más abstracta, ¿qué deberíamos acelerar y qué deberíamos reducir? Los sindicatos quieren tener esta conversación. No solo vamos a decir “Esta Comisión es un poco más social y todo el mundo parece querer una transición justa, así que está resuelta”. Queremos una conversación sobre el futuro y cuestiones clave como la desigualdad, el clima y la digitalización. Una conversación que reconoce dónde hay consenso y dónde hay tensiones, que puede ser técnica cuando los problemas son complejos y que reúne a los actores para asegurarse de que el debate vaya más allá de las ideas para que las cosas realmente se muevan.

Reconstruir la confianza en Europa no llegará a ninguna parte sin abordar la cuestión de la desigualdad, y mucho menos el próximo desafío de hacer una sociedad más ecológica.

¿El movimiento sindical está recordando algunas de sus demandas históricas con esta mayor atención a temas más allá de los salarios y el empleo?

Si nos fijamos en la historia del movimiento sindical, aumentar los salarios fue siempre una lucha clave pero también hubo cuestiones como la democracia industrial, las reflexiones de Marx y otros sobre la alienación, la producción y el cooperativismo, o la calidad del trabajo. Esto no quiere decir que los sindicatos sean un movimiento verde, no lo son, sino que existe una larga tradición sindical de preguntarse cuál es el valor del trabajo, por qué estamos trabajando, cuál es el valor de la autonomía, etc. en. Este espíritu, que no fue necesariamente dominante en los años de la posguerra, puede reactivarse. Esta herencia sindical, una herencia compartida por todos los países que forman parte del movimiento sindical, emerge hoy con más fuerza y ​​puede vincularse con intereses no sindicales como punto de partida para una conversación. Los sindicatos siempre defenderán a los trabajadores, pero ha habido diferentes narrativas sobre la mejor manera de hacerlo. Pensar solo en los salarios era una narrativa simplificada; ahora hay más complejidad. También se necesitan participación, autonomía y dignidad.

Ha pedido una mayor cooperación entre los sindicatos y los movimientos ecológicos en el pasado en el Green European Journal . ¿Estamos llegando?

Todavía queda un largo camino por recorrer porque las tradiciones y la composición de los dos grupos no son las mismas, pero hay un claro avance. Los Verdes reconocen que la parte social debe tomarse más en serio, y los sindicatos, que la parte ambiental debe tomarse más en serio. Ahora debemos pasar de aquello en lo que estamos de acuerdo, como ideas como transición justa, a la acción. Ese es el paso más difícil y donde la conversación se volverá interesante. Durante 20 años, hemos sabido que la modernización a través del sector de la construcción es buena tanto para el clima como para el empleo, pero se ha avanzado poco. Todos los gobiernos prometen medio millón de trabajos de construcción ecológica, pero en realidad siempre son más de 50 000. Hay un amplio consenso cada 10 años, pero ¿qué sale de ello? Lo más importante ahora es hacer las cosas.

Tener una conversación sobre digitalización e inteligencia artificial te lleva a un lugar completamente diferente a una conversación sobre un nuevo contrato socioecológico, pero debemos reconciliar los dos.

Volviendo a la cuestión de un nuevo contrato socioecológico, ¿cómo encaja la realidad de la profundización de la desigualdad y el posible retorno de la austeridad con la esperanza generalizada de una dirección alternativa, más verde y más justa después del Covid-19?

La pandemia ha abierto una ventana de oportunidad para ideas nuevas y más radicales que podrían convertirse en la “nueva normalidad”. Esta ventana permanecerá abierta durante los próximos dos o tres años. Mire la administración de Biden en los EE. UU. Está dirigido por un verdadero centrista de un partido demócrata que nunca ha sido tan izquierdista de todos modos, pero sus primeras decisiones han demostrado ser rápidas y sólidas en cuestiones sociales y ambientales. Sin embargo, no deberíamos ser ingenuos. La crisis ha profundizado la desigualdad y cualquier ventana de oportunidad se ve limitada por intereses creados. Debemos ser cautelosos ante un discurso de que todos vayan en la dirección correcta mientras la exclusión social aumenta y las inversiones del 1 por ciento en las bolsas de valores están en auge. Las tasas de interés cero han permitido que el mercado de valores siga subiendo y ganando poder a pesar de un año de malas noticias económicas. Deberíamos prestar atención a esto. Algunas actitudes pueden haber cambiado, pero la verdadera pregunta es cuánto se han alterado realmente las relaciones de poder.

Las empresas de tecnología también han crecido en poder y valor durante la pandemia. ¿Falta el aspecto digital en el debate europeo sobre la recuperación y el Pacto Verde Europeo?

Tener una conversación sobre digitalización e inteligencia artificial te lleva a un lugar completamente diferente a una conversación sobre un nuevo contrato socioecológico, pero debemos reconciliar los dos. La Comisión Europea tiene dos prioridades para Europa, verde y digital, pero las dos no se hablan entre sí. ¿Qué impacto tendrá el futuro digital en el clima? Esto simplemente no se discute.

Pierre Charbonnier ha afirmado recientemente que somos un poco ingenuos en Europa porque pensamos que el medio ambiente y lo social irán de la mano. La esperanza es una buena síntesis con lo mejor de lo social y lo mejor del medio ambiente. Pero hay otros modelos: está el capitalismo verde de Biden o la sociedad de vigilancia verde de China; algunos están más centrados en el estado y otros más dirigidos por el mercado. De ninguna manera es seguro cuál de las visiones opuestas de la transición ganará. Por eso Europa necesita reunir todas estas cuestiones en una conversación que abarque lo social, lo ecológico y lo económico.

Por: Philippe Pochet, Green European Journal