Los reguladores globales piden verificaciones externas de los datos climáticos bancarios

Traducción de artículo publicado en Reuters por Huw Jones

LONDRES, 29 abr (Reuters) – Los reguladores podrían obligar a los bancos y otras firmas financieras a contratar auditores externos para verificar la precisión de sus datos climáticos, dijo el viernes la Junta de Estabilidad Financiera en un informe.

Se requiere que las empresas financieras expliquen cómo el cambio climático está afectando su negocio como parte de los esfuerzos del gobierno para cumplir con los objetivos de economía neta cero en las próximas décadas.

Sin embargo, las verificaciones de los datos son voluntarias e irregulares, lo que aumenta el riesgo de ‘lavado verde’ o afirmaciones exageradas sobre el clima para atraer inversores.

«Cuando corresponda dentro de los marcos legales y regulatorios de las jurisdicciones, las autoridades de supervisión y regulación deben considerar la necesidad de una verificación de terceros para fortalecer la confiabilidad de los datos relacionados con el clima», dijo el FSB en un informe.

«Las verificaciones de terceros también podrían desempeñar un papel importante para evitar los riesgos de lavado verde», dijo.

Los reguladores se han vuelto cada vez más preocupados por el lavado verde después de que billones de dólares en todo el mundo se hayan invertido en inversiones relacionadas con el medio ambiente, la sociedad y la gobernanza (ESG) basadas en un mosaico de divulgaciones y controles.

El FSB está compuesto por reguladores financieros, banqueros centrales y funcionarios de tesorería del Grupo de las 20 economías y establece los principios regulatorios que se comprometen a aplicar.

Dijo que la falta de datos climáticos suficientemente consistentes, comparables, granulares y confiables informados por las instituciones financieras es uno de los principales desafíos para regular los informes relacionados con el clima por parte de las empresas financieras.

También es necesario considerar si se necesita un colchón de capital «macroprudencial» en todo el sistema para que los bancos cubran los riesgos climáticos que podrían socavar el sistema financiero en general, dijo el FSB.

«Como es probable que el cambio climático represente un riesgo sistémico para el sector financiero, las posibles herramientas o enfoques macroprudenciales complementarían los instrumentos microprudenciales», dijo el FSB.

Se alienta a los miembros del G20 a ampliar el uso del análisis de escenarios climáticos y las pruebas de estrés de las empresas financieras para medir el alcance de este riesgo sistémico, agregó.