La próxima década es crítica para el clima.Así es como puede ayudar la economía circular

El cero neto no se puede lograr descarbonizando solo el sector energético.La circularidad es necesaria para abordar los objetivos climáticos en la próxima década.

Muchas de nuestras calamidades ambientales (cambio climático, clima extremo, pérdida de biodiversidad, océano extraído y suelo erosionado) provienen de la colisión de dos sistemas: el sistema natural de la Tierra y el sistema económico de la humanidad. Tal choque ha llevado a los geólogos a informarnos que hemos dejado el Holoceno, que sostuvo nuestra civilización, y entramos en el Antropoceno, la era de los humanos que dominaban la tierra.

Como resultado, nos encontramos en una coyuntura crítica de la humanidad. Muchos científicos nos han alertado de que nuestro modelo económico actual ha estado llevando la capacidad de carga de los sistemas de la Tierra a sus límites y que, a menos que cambiemos de rumbo, nos veremos arrojados a una incertidumbre sin precedentes. Abordar el clima requiere una transformación total de los sistemas, desde el sector energético hasta la alimentación, las ciudades y la producción y el consumo. Debemos actuar ahora: los expertos advierten que solo nos quedan diez años para cambiar de rumbo.

Lograr cero neto

En medio de la lucha contra COVID-19, la humanidad ha comenzado a prestar más atención a la Tierra y sus sistemas. Como resultado, la marea ha cambiado, al menos en la superficie. Japón se ha comprometido a llegar a cero neto a mediados de siglo, junto con China y Corea del Sur. Estados Unidos también ha asumido este compromiso. Estos movimientos podrían tener un impacto dramático en el clima: más del 60% de las emisiones de GEI están cubiertas por aquellos países que se unieron al club cero neto, según el sitio climático Carbon Brief .

A pesar de estos compromisos, todavía hay pocas vías concretas para llegar a cero neto. Muchos líderes y expertos se dan cuenta de que no es práctico lograr el cero neto solo descarbonizando el sector energético. Se necesita una transformación total de los sistemas económicos clave, y la búsqueda de la circularidad en todo el sistema económico proporciona una palanca significativa para lograr el cero neto. Se estima que el 45% de los GEI necesarios para el cero neto se pueden reducir mediante la búsqueda de la circularidad, según la Fundación Ellen MacArthur , una organización sin fines de lucro centrada en la economía circular.

Papel de la colaboración

Varios tipos de coaliciones, tanto plataformas verticales como horizontales y de redes, entre líderes empresariales y gubernamentales, y consumidores e inversores, pueden abordar los estancamientos típicos de los sistemas y acelerar nuestros esfuerzos hacia la circularidad.

Remodelación del consumo . En primer lugar, potenciar el lado de la demanda de la cadena de valor para impulsar la circularidad es útil para cambiar ideas y prácticas arraigadas. Tradicionalmente, la “economía circular” se ha equiparado con las 3R “reducir, reutilizar, reciclar” en Japón. La buena noticia es que, últimamente, la gente en Japón se ha interesado más en los aspectos más amplios de la circularidad, como se ve en la cobertura frecuente de periódicos y programas de televisión sobre cómo reducir la pérdida de alimentos y aumentar la circularidad en la moda.

Cuando los consumidores están más informados sobre la huella ambiental completa de sus elecciones de alimentos o ropa (a menudo gracias a una mejor trazabilidad y estandarización de datos), pueden cambiar lo que comen o visten, lo que desencadena cambios en la compleja cadena de valor de esos sectores.

Los consumidores informados también pueden ser líderes en la promoción de la circularidad mediante la creación de un movimiento para apreciar los bienes y servicios que tienen una huella ambiental más pequeña y menos emisiones de GEI (incluso cuando el producto final es más caro). En Japón, el público en general, y en particular los jóvenes, se han vuelto más conscientes de la necesidad de elegir alimentos saludables y moda ‘fresca’ que conlleva una menor huella ambiental.

Rediseño de productos. En segundo lugar, las coaliciones de múltiples partes interesadas demuestran su valor al unir a los competidores para rediseñar productos que faciliten el reciclaje. Por ejemplo, dos grandes empresas de bienes de consumo, Kao y Lion, colaboran ahora en el reciclaje de envases de plástico. Los contenedores de detergente en Japón han cambiado principalmente de nuevas botellas de plástico a recambios provistos en paquetes de películas plásticas. Si bien esto ha reducido en gran medida la cantidad de plástico, la película está hecha de plástico compuesto que no es fácil de reciclar y requiere nuevas soluciones.

Esta iniciativa es un caso inusual de dos empresas competidoras que se unen para diseñar un paquete mejor para el reciclaje. Las colaboraciones privadas también requieren la participación de las autoridades locales, así como la educación del consumidor para que puedan crear un sistema de recolección efectivo.

Transformando la industria pesada. En tercer lugar, se necesitan coaliciones de múltiples partes interesadas para lograr la circularidad entre la industria pesada. Casi el 20% de las emisiones globales de GEI están vinculadas a sectores difíciles de reducir como el hierro y el cemento. Sin embargo, el 40% de las emisiones de gases de efecto invernadero del acero, el aluminio, el cemento y los plásticos se pueden reducir mediante medidas circulares. Esa reducción solo es posible a través de una coalición entre las industrias a lo largo de la cadena de valor, o a lo largo del sector, así como el apoyo de los líderes gubernamentales en términos de políticas, apoyo a la regulación e I + D. Es fundamental que los esfuerzos circulares en cascada para transformar la forma en que se utilizan los materiales. Solo la transformación total de la industria puede ayudarnos a lograr una sociedad más sostenible para 2050.

Fundación Ellen MacArthur
Imagen: Fundación Ellen MacArthur

Mirando hacia el futuro

Por supuesto, estos cambios no ocurrirán de la noche a la mañana. Los gobiernos deben desarrollar escenarios de rutas a largo plazo creíbles y proporcionar marcos de políticas para alcanzar estos objetivos. Una vez que las empresas, los consumidores y los inversores se comprometen con esos objetivos, los comportamientos se pueden alinear, se pueden tomar riesgos y se pueden formar coaliciones.

COVID-19 ha proporcionado un impulso inesperado a la circularidad a medida que las personas se dan cuenta de que es posible adoptar un estilo de vida para el que nunca habían soñado posible, uno que incluye trabajo remoto, opciones de vida más descentralizadas y apreciación por una cadena de valor más corta. Los cambios traídos por la pandemia ayudaron a despertar un interés genuino en buscar sistemas de producción y consumo más localizados.

En esta encrucijada de la historia de la humanidad, creo firmemente que la búsqueda circular proporciona una solución poderosa al desafío en cuestión. Se requerirá la transformación de sistemas completos, involucrando a todos los rincones del mundo, desde los líderes de la industria, los responsables políticos, los consumidores y los inversores. Si unimos nuestras manos, podemos hacer este viaje juntos.

Por: Naoko Ishii, World Economic Forum