Endesa presenta 17 proyectos de economía circular con una inversión de 3.600 millones

La empresa cuantifica en 40.400 los puestos de trabajo que supondrían las iniciativas

Endesa ha presentado ante el Ministerio de Transición Ecológica y el Reto Demográfico una carta de interés para desarrollar en España hasta 17 proyectos que impulsan la economía circular, tanto en la península como en las islas, y que tienen un volumen de inversión asociado de unos 3.600 millones de euros. Los proyectos se encuadran en las expresiones de interés para fomentar la economía circular en el ámbito de la empresa, una iniciativa enmarcada dentro de los trabajos de desarrollo del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia para reactivar el crecimiento tras la pandemia. Estas manifestaciones de interés son el primer paso para que las empresas presenten sus propuestas y proyectos, y así acceder a los 140.000 millones de euros de los fondos europeos que la Unión Europea ha comprometido a España.

Las 17 iniciativas presentadas supondrían la creación de más de 40.400 nuevos puestos de trabajo, según la compañía energética. Entre los proyectos presentados destacan tres para el desarrollo de “mecanismos de compensación síncrona” en los sistemas eléctricos de Baleares y Canarias, claves para la integración de energía renovable en las redes. También se incluyen los planes para la generación de hidrógeno renovable en As Pontes, Compostilla y Teruel, que suponen —dice— un elemento fundamental para el camino hacia la descarbonización del conjunto de la economía. “La construcción de estas tres plantas constituye un complemento positivo para la generación de empleo y riqueza en zonas de cierre de la actividad térmica que venía desarrollando Endesa, frenando además el negativo movimiento demográfico”, subraya la compañía.

Entre el resto de proyectos destaca la implantación de una planta de reciclado de baterías y otra de palas eólicas en Compostilla; la sustitución de apoyos de madera del tendido eléctrico por postes metálicos y poliéster reforzado con fibra de vidrio; o la reconversión de las terminales portuarias de Endesa que se usaban para carbón en Ferrol, Los Barrios y Carboneras.

Para la empresa energética, impulsar la circularidad en cada uno de estos planes va en línea con el cambio de modelo económico sobre el que pivotan los fondos europeos de recuperación. La hoja de ruta pasa por la descarbonización, a través del cierre de centrales térmicas con desmantelamientos circulares para seguir manteniendo el valor de los activos y materiales en el ciclo productivo; la construcción de plantas renovables; y la conversión de las redes de distribución en inteligentes.

Por: Miguel Ángel Noceda, El País