La ONU advierte que el mundo está «fuera de control» a medida que aumentan los efectos de los gases de invernadero

Traducción de artículo publicado en Reuters por Emma Farge

GINEBRA, 25 oct (Reuters) – Las concentraciones de gases de efecto invernadero alcanzaron un nuevo récord en 2020, dijo el lunes la agencia meteorológica de la ONU, advirtiendo que el mundo estaba «muy fuera de camino» para limitar el aumento de temperaturas.

Un informe de la Organización Meteorológica Mundial mostró que los niveles de dióxido de carbono aumentaron a 413.2 partes por millón en 2020, aumentando más que la tasa promedio durante la última década a pesar de una caída temporal de las emisiones durante los bloqueos de COVID-19.

El secretario general Petteri Taalas dijo que la tasa actual de aumento de los gases que atrapan el calor daría lugar a aumentos de temperatura «muy superiores» al objetivo del Acuerdo de París de 2015 de 1,5 grados centígrados por encima del promedio preindustrial de este siglo.

«Estamos muy lejos de la pista. Necesitamos revisar nuestros sistemas industriales, energéticos y de transporte y toda nuestra forma de vida», dijo, pidiendo un «aumento dramático» en los compromisos en la conferencia COP26 que comienza el 31 de octubre.

El dióxido de carbono puede permanecer en la atmósfera durante siglos, por lo que las concentraciones son diferentes de las emisiones, que fluctúan según el nivel actual de combustibles fósiles quemados.

Esta larga vida útil también significa que los científicos del clima esperan que el calentamiento persista durante décadas, incluso si se realizan recortes profundos de las emisiones de carbono de inmediato.

Casi 200 países se reunirán en Glasgow, Escocia, el próximo mes con miras a incrementar los esfuerzos para abordar el calentamiento global.

Datos amazónicos alarmantes

El informe anual de la agencia con sede en Ginebra mide la concentración atmosférica de dióxido de carbono, metano y óxido nitroso, los gases que están calentando el planeta y provocando eventos climáticos extremos como olas de calor y lluvias intensas.

El informe confirmó, como se esperaba, que la desaceleración económica del COVID-19 «no tuvo ningún impacto perceptible en los niveles atmosféricos de gases de efecto invernadero y sus tasas de crecimiento».

Agregó que las primeras lecturas mostraron que los niveles de dióxido de carbono, el gas que hace la mayor contribución al calentamiento, continuaron aumentando en 2021.

«Necesitamos mitigar las emisiones, no hay forma de evitarlo, tenemos que reducir las emisiones lo más rápido posible», dijo a la prensa Oksana Tarasova, directora de la división atmosférica y medioambiental de la OMM.

El informe de la OMM también señaló preocupaciones sobre la capacidad del océano y la tierra para absorber aproximadamente la mitad de las emisiones de dióxido de carbono. Estos «sumideros» actúan como un amortiguador y previenen la posibilidad de aumentos de temperatura más drásticos.

Los datos de la OMM recopilados durante diez años mostraron que una parte de la selva amazónica había pasado de «sumidero» de carbono a «fuente» de carbono por primera vez en medio de incendios forestales y deforestación.

«No es automático que la fuerza de los sumideros continúe al mismo ritmo», dijo Taalas, describiendo los datos del Amazonas como «alarmantes».