La estación de esquí de los Pirineos que no hace caso del cambio climático

La empresa Aramón quiere ampliar las pistas de Cerler en 23 kilómetros pese a que la temperatura en estas montañas aumenta más que la media mundial y los días de nieve se reducen

Trabajos para ampliar la estación de Cerler en el valle de Castanesa. / PLATAFORMA EN DEFENSA DE LOS MONTES DE ARAGÓN
Trabajos para ampliar la estación de Cerler en el valle de Castanesa.
/ PLATAFORMA EN DEFENSA DE LOS MONTES DE ARAGÓN

La estación de Cerler, en el pirineo aragonés, está inmersa en una polémica ampliación de sus pistas, para crecer en 23 kilómetros hacia el valle de Castanesa. El proyecto inicial, presentado antes de 2008, iba acompañado de 5.000 viviendas, pero los vecinos tumbaron en los tribunales el plan urbanístico, lo que paralizó todo. Ahora, la empresa Aramón ha decidido reanudar la ampliación del terreno esquiable. El Observatorio Pirenaico de Cambio Climático (OPCC) alerta de que en el último medio siglo la temperatura en los Pirineos ha aumentado más que la media mundial y que los días de nieve se reducen por efecto del calentamiento global, una situación que probablemente empeorará en el futuro. Vecinos y ecologistas denuncian que las obras acabarán con un valle virgen y creen que la falta de nieve hará el plan inviable. De hecho, el cambio climático fue el motivo esgrimido en marzo por el Ministerio de Transición Ecológica para ordenar desmantelar tres pistas de esquí en Navacerrada (Madrid). En Cerler, en cambio, van en sentido contrario.

Jordi Cunillera, del Servicio Meteorológico de Cataluña, ha trabajado en el Proyecto Climpy del OPCC para caracterizar la evolución del clima en la zona. “En los últimos 60 años la temperatura media en la vertiente sur de los Pirineos ha aumentado de media 1,4 grados, y hasta 2 grados en verano”, señala. Esto se traduce en que “la precipitación en forma de nieve disminuirá en los próximos años, por lo que “la temporada de nieve se acortará muchísimo porque el número de días al año para poder esquiar se seguirá reduciendo”.

De hecho, es algo que ya ocurre. “A una altitud de 1.500 metros, se ha pasado de unos 80 días con nieve en el suelo a unos 65 días. El número de jornadas con nieve a esta altura ha disminuido en unos 15 días”. Aunque puede haber variaciones de un año para otro, en los años sesenta y setenta del siglo pasado se registraron cinco o seis años con más de 100 días con nieve en el suelo (en la misma cota) y en las últimas tres décadas solo ha habido dos que hayan superado esta barrera.

Eva García, coordinadora del Observatorio Pirenaico de Cambio Climático —un organismo cooperativo entre España, Francia y Andorra—, explica que ese aumento de dos grados de la temperatura en medio siglo supone “un 30% más que la media mundial”.

Aramón, participada al 50% por el Gobierno de Aragón e Ibercaja, considera que la ampliación es viable. “Llevamos haciendo estudios de nivología durante los últimos 20 años en estos terrenos y tenemos muy estudiada la zona, de forma que la cota de salida de los remontes está por encima de los 1.800 metros. Además, la orientación de las laderas nos asegura la nieve natural hasta la primavera”, apunta una portavoz. Los primeros trabajos se iniciaron en 2019, y está previsto que continúen este verano. El Gobierno de Aragón se remite a las declaraciones de Aramón.

La empresa explica que el proyecto, en el que invertirán 40 millones, se desarrolla con cuatro remontes de acceso desde la estación de Cerler hasta el valle de Castanesa, con lo que los kilómetros esquiables pasarán de 77 a 100. “Esto permitirá una amplia oferta de montaña que va más allá del esquí: esquí de montaña, raquetas… Así como otras actividades que fomentarán la desestacionalización del turismo y el fomento de actividades durante todo el año, un nuevo atractivo turístico compatible con la ganadería.

Dudas sobre la declaración de impacto ambiental

Paco Iturbe, de la Plataforma en Defensa de las Montañas de Aragón (PDMA), que aglutina a vecinos y ecologistas de la zona, critica que Aramón haya “resucitado” el proyecto. “La justicia anuló el plan urbanístico de Montanuy, el pueblo con 17 pequeños núcleos [de unos 200 habitantes en total] situado en el valle de Castanesa. Entendimos que con eso se paralizaba todo. Pero ahora vuelven a la carga”, dice. Iturbe explica que la declaración de impacto ambiental, realizada en 2010, caducó en diciembre del año pasado y que sería necesario aprobar otra. De hecho, recogieron 300 firmas para pedir una nueva declaración. Una portavoz de Aramón responde que “la adaptación del proyecto cuenta con todos los permisos administrativos y medioambientales necesarios”.

Por: Miguel Ángel Medina, El PAÍS