La contaminación causa más muertes que COVID, se necesita acción, dice la ONU

Traducción de artículo publicado en Reuters por Emma Farge

GINEBRA, 15 feb (Reuters) – La contaminación de los estados y las empresas está contribuyendo a más muertes a nivel mundial que el COVID-19, dijo un informe ambiental de la ONU publicado el martes, que pide «medidas inmediatas y ambiciosas» para prohibir algunos químicos tóxicos.

El informe dice que la contaminación por pesticidas, plásticos y desechos electrónicos está causando violaciones generalizadas de los derechos humanos, así como al menos 9 millones de muertes prematuras al año, y que el problema se pasa por alto en gran medida.

La pandemia de coronavirus ha causado cerca de 5,9 millones de muertes, según el agregador de datos Worldometer.

«Los enfoques actuales para gestionar los riesgos que plantean la contaminación y las sustancias tóxicas están fallando claramente, lo que resulta en violaciones generalizadas del derecho a un medio ambiente limpio, saludable y sostenible», concluyó el autor del informe, el relator especial de la ONU, David Boyd.

El documento, que se presentará el próximo mes al Consejo de Derechos Humanos de la ONU, que ha declarado un medio ambiente limpio como un derecho humano, se publicó en el sitio web del Consejo el martes.

Insta a prohibir el polifluoroalquilo y el perfluoroalquilo, sustancias artificiales que se utilizan en productos para el hogar, como utensilios de cocina antiadherentes, que se han relacionado con el cáncer y se denominan «químicos para siempre» porque no se descomponen fácilmente.

También recomienda la limpieza de sitios contaminados y, en casos extremos, la posible reubicación de las comunidades afectadas -muchas de ellas pobres, marginadas e indígenas- de las llamadas «zonas de sacrificio».

Ese término, utilizado originalmente para describir las zonas de pruebas nucleares, se amplió en el informe para incluir cualquier sitio muy contaminado o lugar que se haya vuelto inhabitable por el cambio climático.

La jefa de derechos humanos de la ONU, Michelle Bachelet, calificó las amenazas ambientales como el mayor desafío global de derechos, y un número creciente de casos de justicia ambiental y climática están invocando los derechos humanos con éxito.