Gakara, yacimiento con más concentración de Tierras Raras del mundo

Como hemos visto, Burundi es un país que está todavía entrando en la carrera de explotaciones mineras. Este subsuelo sin explotar a gran escala, posee grandes riquezas,  principalmente en cuanto a minerales críticos para la transición energética. Se estima por ejemplo que Burundi tiene un 6% de las reservas mundiales de Níquel, además de yacimientos importantes de Tungsteno, Tántalo y Estaño. En relación a las Tierras Raras, mineral casi sin explotar en África,se estima que las reservas de Gakara y Minago son de unas 5.000 toneladas.

Rainbow Minging Burundi, la filial Burundesa de Rainbow Rare Earths, consiguió los permisos de explotación de Gakara en 2017 a pesar de la inestabilidad política en la que se veía el país. La aprobación de la licencia es un ejemplo de la voluntad del Estado de promocionar la minería industrial. El yacimiento de Gakara cubre el área señalizada en la ilustración 13. Este yacimiento presenta ciertas ventajas:

  • Proximidad a la capital del país, Bujumbura
  • Alta calidad de sus óxidos: Se estima que es el yacimiento con mayor concentración de tierras raras del mundo. Para hacer una comparación, Gakara presenta una concentración de entre un 47% y un 67% mientras que normalmente una mina presenta una concentración de menos del 10% (Solomons, 2018)
  • Mina abierta: no necesita de gran infraestructura ni maquinaria para poder llevar a cabo la explotación, por lo tanto la inversión de capital necesaria es baja (Whitehouse, 2019)
  • Contrato de distribución con la empresa de ingeniería industrial alemana Thyssen Krupp (Whitehouse, 2019)
  • No hay minerales radioactivos como el torio o el uranio en el depósito, haciendo que la gestión de residuos sea mucho más fácil además de tener un impacto medioambiental mucho menor (Sanderson H. D., 2019).
  • Es la única mina de Tierras Raras activa en el continente africano, hecho que le permite ganar terreno frente a inversores o países que buscan diversificar su portfolio de proveedores de estos minerales
  • De acuerdo con el Código Minero, el estado tiene el 10% de las acciones de RMB y según el CEO las relaciones con el Estado son “relativamente positivas” (Whitehouse, 2019)
  • Alta cantidad de Neodimio y Praseodimio, Tierras Raras claves para los imanes permanentes presentes en los vehículos eléctricos, en las turbinas eólicas y otras tecnologías claves de la transición verde.

Sin embargo, el sector minero de Burundi se encuentra en sus fases iniciales de desarrollo, por lo tanto hay ciertas desventajas y riesgos a los que se deben hacer frente.

  • Escasez de infraestructuras para el transporte y exportación de los minerales
  • Falta de experiencia por parte del Estado en apoyar operaciones mineras, tanto en  personal trabajando in situ como en los funcionarios.
  • Carencia de póliza de seguros por parte de Rainbow Mining Burundi, que puede poner la empresa en riesgo en caso de accidente en la mina. (Whitehouse, 2019)
  • Falta de procesamiento en Burundi: Los óxidos extraídos solo pasan un primer procesado, pero no existen refinerías adecuadas in situ por lo que los óxidos son enviados mayoritariamente a la China para su procesamiento antes de poder ser venidos al comprador final.

Como se puede observar, hay más ventajas que obstáculos en el desarrollo de este proyecto, sin embargo, se debe hacer una importante inversión en infraestructura y educación para poder escalar el sector minero en general en este país. De no ser así, Burundi puede perder la ventaja competitiva que sus minas de Tierras Raras presentan. Por ejemplo, Rainbow Mining Burundi está negociando la compra de unas minas en Sudáfrica mientras estudia la apertura de una planta de procesamiento de minerales en EEUU.

Rol de China

China dominó el mercado de las Tierras Raras desde los años 80 hasta los 2000. Esta posición monopolística le llevó, primero en 2007 a imponer cuotas al volumen de Tierras Raras extraídas, para proteger el medioambiente, y entre el 2009 y el 2011 a multiplicar los precios de varias Tierras Raras para proteger a los productores locales. En 2010, un conflicto territorial con Japón, se tradujo en la interrupción de las exportaciones de Tierras Raras. Esto causó importantes disrupciones en las cadenas de subministro globales de movilidad eléctrica y turbinas eólicas, entre otras. Esta disrupción fue fruto de las políticas nacionales chinas, ya que si bien el mercado está altamente concentrado a nivel de país, no hay una empresa que tenga un poder monopolístico, sino que el mercado de empresas está muy diversificado (Benjamin Sprecher, 2017).

La interrupción de las exportaciones chinas tuvo importantes efectos, por ejemplo, la mina de Moutain Pass en California retomó su producción después de años cerrada. También Australia empezó a producir Tierras Raras y Rusia aumentó su producción al igual que India, Vietnam, Tailandia y Malasia. Por otra parte, hay que tener en cuenta que el aumento de precios hizo más viable el reciclaje de estos minerales (Balaram, 2018). Este procedimiento va a ser clave para poder abastecer la creciente demanda de estos minerales, que se estima puede multiplicarse por 10 de aquí a 2050. (European Commission, 2020).

El lanzamiento del nuevo plan quinquenal de China sostiene el objetivo de, para el año 2025, haber integrado verticalmente la cadena de suministro de tierras raras, controlando desde la extracción hasta el montaje y ensamblado de productos finales como coches eléctricos o turbinas eólicas. Para este fin, quieren controlar también los procesos intermedios de procesamiento y fabricación de componentes necesarios para el montaje de productos finales.

Cabe añadir, que parte del gran control que la China posee sobre las tierras raras, se debe a la política nacional de dominar el mercado global de productos de alta tecnología. No obstante, la imposición de cuotas cada vez más restrictivas para proteger el medio ambiente, está perjudicando el control de la producción de estos minerales. El aumento de la demanda debido al incremento de la producción de vehículos eléctricos está alimentando que la China haya aumentado sus importaciones de tierras raras ya que la producción local ya no es suficiente para cubrir la creciente demanda. De hecho, China ya no es autosuficiente extrayendo Tierras Raras, y por ello importa aproximadamente el 20% de los óxidos de tierras raras que procesa, principalmente de EEUU y Myanmar.  Es en estos países en los que el gigante asiático está en búsqueda de minas en las que planifica invertir. (Financial Times, 2020)

El control casi monopolístico de la China, además de la guerra comercial con EEUU, ha hecho aumentar la preocupación de otra ruptura de suministro para los países occidentales tal y como sucedió en 2010 debido al conflicto con Japón. Y es que hay para alarmarse, ya que solamente existe un gran productor no chino a quien pueden acudir. Lynas, una empresa australiana que extrae Óxidos de Tierras Raras en Australia, pero los procesa y refina en Malasia es el principal competidor de las empresas chinas. El problema está en que esta mina extrae principalmente Tierras Raras Ligeras, como el Neodimio, el Praseodimio, el Lantano y el Cerio. Por lo tanto, la China sigue como país dominante del mercado de Tierras Raras Pesadas, usadas mayoritariamente en aplicaciones militares. Es por este motivo que los EEUU quieren conseguir diversificar su oferta de estos minerales claves (Financial Times, 2020).

Finalmente, cabe remarcar que las inversiones chinas en tierras raras fuera de su territorio son muy limitadas, es por eso que a menos que promocionen su política de diversificación, se quedarán atrás en esta carrera en la que ya están trabajando el resto de países.

Por: Cristina Costa Salavedra