¿Empresas españolas agonizando en América Latina?

La nueva era de la disrupción tecnológica, la reflexión y presión frente a la gestión de transnacionales en cuanto a biodiversidad, por ejemplo; así como la inminencia normativa global vinculada al cambio climático, ha hecho que muchas empresas españolas estén repensando sus modelos de negocio y reflexionando sobre su rol de impacto en los mercados latinoamericanos. Aquí un interesante artículo de The Economist sobre el particular.

(The Economist ) Este es un año de aniversarios conmovedoras en la relación de España con América Latina. Hace exactamente 500 años, Hernán Cortés lanzó su conquista de México. En 1939, el presidente izquierdista de México, Lázaro Cárdenas, abrió la puerta a los españoles que huían del fascismo al final de la guerra civil. También podría haber sido un año de celebración para los negocios españoles. En 1989, Telefónica, la mayor empresa de telecomunicaciones de España, hizo su primera incursión en América Latina al ofertar y adquirir acciones por una contraparte chilena, desatando una avalancha de inversiones españolas en la región, en la década de 1990 conocida, como la reconquista. En cambio, éste ha sido un año de protestas y de crisis económica en la región. Dice mucho que 30 años después de haber plantado la bandera, Telefónica ha decidido reducir sus pérdidas en las antiguas colonias españolas y podría vender sus negocios allí por completo.

La nueva estrategia de Telefónica, anunciada a fines del mes pasado, es parte de un replanteamiento de la compañía por parte de su jefe, José María Álvarez-Pallete. Su valor de mercado casi se ha reducido a la mitad en los últimos cinco años a € 35 mil millones ($ 39 mil millones). Tiene una enorme deuda neta de 38.000 millones de euros. Y, común a todas las empresas mundiales de telecomunicaciones, se enfrenta al desafío de ofrecer a los clientes velocidades inalámbricas mucho más rápidas a través de 5G así como más servicios digitales. Como resultado, planea reenfocarse en cuatro mercados principales, España, Brasil, Alemania y Gran Bretaña, y crear negocios digitales y de infraestructura por separado. El 4 de diciembre, Orange, su rival francés, anunció planes similares para reinventarse para la era digital.

Sin embargo, lo más significativo es la posibilidad de que Telefónica pueda vender sus negocios en Argentina, Colombia, México, Chile, Perú y otros países llamados hispanoamericanos. Representan el 21% de sus ingresos. Su venta, que podría recaudar € 13 mil millones o más, representa un giro histórico en U que probablemente reverbere en las salas de juntas de España. Al igual que Telefónica, los bancos españoles, las empresas de energía y otras compañías tienen motivos para preocuparse por el lento crecimiento y la volatilidad de las divisas al otro lado del Atlántico. Sus industrias también están en medio de una interrupción tecnológica. Para algunos, América Latina ya no es una tierra de oportunidades, sino una distracción.

Durante años, los españoles celebraron el renacimiento de sus lazos imperiales con el Nuevo Mundo. Cuando los países latinoamericanos comenzaron a liberalizar sus economías a fines de los años ochenta, España era un país con una población escasa, empresas que miraban hacia adentro y una necesidad urgente de globalizarse. Pocos europeos creían que cumpliría su objetivo de convertirse en un puente hacia América Latina. Sin embargo, como recuerda Lourdes Casanova, de la Universidad de Cornell, sus compañías necesitaban rápidamente construir escala allí para resistir a otras firmas europeas que “les respiraban en la nuca”, en casa. América Latina ayudó a convertir a las empresas españolas en empresas globales.

En unas pocas décadas, España se había convertido en el segundo mayor inversor extranjero en la región después de Norte América. Sus empresas tienen inversiones hoy por valor de € 156 mil millones allí. Los más grandes, como Telefónica, Santander y BBVA en banca, Iberdrola en servicios públicos y Repsol en petróleo y gas, representaron la mayor parte de la inversión de España en la región. Su idioma compartido, así como el pasable Portuñol en Brasil, les permitió operar industrias de servicios en lugares donde las telecomunicaciones, la banca y los servicios públicos estaban irremediablemente atrasados. Las ganancias de América Latina durante el auge de las materias primas ayudaron a las empresas españolas a superar la crisis financiera de 2008-09.

Sin embargo, eso es solo la mitad de la historia. Después de subcontratar en 1990 a Telmex, el monopolio mexicano de las telecomunicaciones que convirtió a Carlos Slim en uno de los hombres más ricos del mundo, Telefónica pagó de más en otros lugares, hundiendo más de 140 mil millones de euros en la región, una fortuna en comparación con lo que valen los activos ahora. El viaje desde entonces ha sido una montaña rusa. Desde la crisis del tequila en México en 1994-95, pasando por mega devaluaciones y agitación política en Brasil y Argentina, hasta la dictadura de izquierda en Venezuela, los inversores españoles han tenido un curso acelerado en la gestión de desastres. Repsol puede haber sufrido lo peor. En 2012, los peronistas en Argentina, que vencieron a un titular reformista en las elecciones presidenciales de octubre, expropiaron la participación de Repsol en YPF, la compañía petrolera nacional. Solo fue parcialmente compensado por los casi $ 16 mil millones que había pagado por la explotación en 1999. Más recientemente, ha tenido tantos problemas para obtener crudo pesado de Venezuela y México, según los informes, está considerando llevarlo desde el oeste de Canadá a sus refinerías europeas.

Sin embargo, incluso sin crisis, los negocios diarios han sido una lucha. BBVA y Santander han utilizado sus grandes filiales de América Latina para ayudar a compensar las tasas de interés cero más cerca de casa, y no tienen planes de retirarse. Ahora México, donde BBVA es el banco más grande, está coqueteando con la recesión. A Santander le ha ido bien recientemente en Brasil, donde es el mayor banco extranjero. Pero sufre de debilidad monetaria en muchas partes de América Latina. Los ingresos, los retornos y los flujos de efectivo de Telefónica en Perú, Chile y Colombia han disminuido debido a la competencia de los nuevos entusiastas que ponen la cuota de mercado por encima de la rentabilidad.

La Noche Triste

España aún no está en plena retirada. Los movimientos de Telefónica podrían ser una combinación de vender activos, como lo está haciendo en Centroamérica, y formar alianzas, como lo ha hecho recientemente en México al acordar usar parte de la red de At&T como una forma de reducir las pérdidas. Pero puede venderse por completo para reducir la deuda rápidamente. Empresas como Liberty Latin America y Millicom se están expandiendo rápidamente en la región, en gran parte a través de adquisiciones. China Mobile también muestra interés en América Latina. La decisión de Telefónica de quedarse en Brasil, con mucho su mayor mercado, sugiere que su nuevo mantra es el foco.

Otras empresas españolas han realizado cálculos similares: BBVA al concentrarse principalmente en México y Santander en Brasil. A medida que aumenta la presión sobre los bancos para adaptarse a la era de la tecnología financiera, y sobre las empresas de energía como Repsol e Iberdrola para reducir las emisiones de carbono, el enfoque tiene más sentido que la construcción de imperios. Incluso Cortés se vio obligado a hacer una retirada táctica en 1520 en lo que se llama «La Noche Triste». Para Telefónica, esta es sin duda una «noche triste». Pero si su retirada es más que táctica, otras empresas también pueden parecerlo.

Articulo traducido por la la empresa, tomado de la última edición de The Economist

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *